Un día después de que la CETEG tomara instalaciones del INE en Chilpancingo, el gobernador interino de Guerrero, Rogelio Ortega dijo que los ciudadanos deben demostrar con su voto que lo que se vivió en Iguala fue producto de debilidades del Estado mexicano.

Durante la firma de un convenio de coordinación con la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, la CFE, alcaldes y representantes de 32 municipios con población vulnerable de Guerrero, el gobernador interino dijo que los recursos federales para el presente año serán sustantivos para lograr la armonía y la paz en un esfuerzo coordinado, para que Guerrero supere la crisis política y social generada por los acontecimientos ocurridos en Iguala en septiembre pasado.

Dijo que aun con el conflicto ahí, tenemos que ir a un proceso de renovación de nuestros presidentes municipales , en respuesta a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (CETEG), que demanda la suspensión de comicios en aquel estado.

Afirmó que los guerrerenses deben ir a votar, para demostrar que en medio del conflicto por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el hecho fue provocado por fragilidades, que es bueno observar, para resolver las fragilidades del Estado mexicano .

Añadió que las elecciones de este año serán una oportunidad para que los ciudadanos les digan a los partidos que estarán vigilantes de los candidatos que nombren a los cargos de diputados locales, presidentes municipales y para gobernador de Guerrero, y que no ocurra nuevamente, dijo, lo que pasó en años pasados, cuando el crimen organizado penetró a partidos, campañas, candidatos y luego a los funcionarios.

Lo más grave: cuando los delincuentes decidieron meterse a los partidos políticos para postularse ellos mismos como candidatos, y al hacerlo, ya entonces teníamos como candidatos gobernando Iguala a los delincuentes organizados , reconoció.

jmonroy@eleconomista.com.mx