En el diálogo que sostuvo el presidente Calderón con el movimiento por la paz y justicia con dignidad, que encabeza el poeta Javier Sicilia en el Castillo de Chapultepec no sólo hubo víctimas de la sociedad civil.

Más de un funcionario se identificó con las historias de dolor, como las que narraron María Herrera, quien tiene cuatro hijos desaparecidos; Araceli Magdalena Rodríguez Nava, madre de un joven policía secuestrado, o Norma Ledesma Ortega, madre de una joven asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El titular de la Secretaría Particular del Presidente, Roberto Gil Zuarth, quien tras el encuentro reveló lo que sintió al escuchar las historias de las víctimas: comprendí cada lágrima derramada .

Y es que el funcionario padeció el secuestro y asesinato de su abuela. Los testimonios de víctimas en el diálogo con Sicilia me recordaron el dolor de mi padre cuando encontró el cuerpo de mi abuela secuestrada , reveló Gil en su cuenta de Twitter.

En la reunión del jueves pasado, el gobierno federal y los activistas acordaron darse un plazo de un mes para analizar en conjunto estrategias que terminen con la violencia en el país.

Congreso afina encuentro

Mientras, los legisladores afinan el formato para el encuentro con los integrantes de la caravana del consuelo.

Aunque el presidente de la Tercera Comisión Permanente del Congreso, José Guadarrama (PRD), informó que el encuentro con senadores y diputados será en esa Comisión, el defensor de los derechos humanos e integrante del movimiento por la paz y justicia, Emilio Álvarez Icaza, advirtió que la reunión tendrá que ser con los integrantes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y el Senado, con el propósito de que sean sus líderes quienes asuman compromisos firmes con la ciudadanía.

[email protected]