El presidente de la Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara de Diputados, Armando Ríos Piter, informó que el reporte de la revisión estructural del recinto donde sesionan los legisladores y de los edificios que conforman el complejo legislativo de San Lázaro, establece que no hay ningún tipo de problema y se pueden realizar las actividades cotidianas con normalidad.

En caso de que por indicaciones de última hora no se pudiera realizar la sesión ordinaria en el Salón del Pleno, precisó, ya está acondicionado el auditorio del edificio E para los trabajos legislativos en los que se retomarían los asuntos que dejaron pendientes cuando suspendieron la sesión del martes.

Entrevistado al término de la reunión de la JCP, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD explicó que hasta anoche continuaba la supervisión del candil de acrílico, con un peso de aproximadamente 2 toneladas, que pende del centro del recinto, pero que eso no va a ser motivo para que nosotros no trabajemos.

En caso extraordinario de que hubiera riesgo (con el candil) procederemos a trabajar en el edificio E con la intención de desarrollar y desahogar los dictámenes que tenemos pendientes , detalló.

El director general de Resguardo y Seguridad de la Cámara Baja, Carlos Gómez Arrieta, informó que de la revisión interna del inmueble en conjunto se detectó el desprendimiento de tres plafones de madera a un costado del Salón Verde, que se ubica en el segundo piso del edificio A.

Respecto del candil, comentó que pasado el sismo se realizó una primera revisión durante seis horas, de la que se desprendió que cada una de sus partes está en perfectas condiciones , aunque los trabajos continuarían para mayor seguridad.

Cámara de diputados

Vienen y trabajan o mejor se van

La fracción parlamentaria del PAN en la Cámara de Diputados lanzó un ultimátum a sus integrantes: cumplen con su función legislativa o se van.

Ésa es la exigencia, informó Carlos Pérez Cuevas, vicecoordinador de la bancada panista, ante la urgente necesidad de encontrar la manera de obligar a los legisladores a asistir a las sesiones ordinarias, que terminan el 30 de abril.

En las últimas sesiones apenas se ha podido alcanzar el quórum legal para realizar los trabajos del pleno, que exige la presencia de al menos 251 de los 500 diputados.

A la sesión del martes, por ejemplo, que se canceló tras el sismo, la asistencia fue de apenas 299 legisladores.

Vamos a exigirles que participen, y si no, estaríamos hablando no sólo del descuento de sus dietas, sino de que tomen una decisión: quieren seguir viniendo a legislar o que se vayan a sus lugares de trabajo, de esparcimiento o a las tareas que estén haciendo... y llamaremos a sus suplentes , dijo Pérez Cuevas. Además, el panista confesó que le avergüenza la actitud de sus correligionarios.

Armando Ríos Piter, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de la bancada del PRD, acotó que redoblarán esfuerzos para garantizar el trabajo legislativo, aplicando descuentos a las dietas de los diputados faltistas.

[email protected]