La Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos que reglamenta los salarios de los funcionarios con respecto a los artículos constitucionales 75 y 127, con lo que ningún servidor podrá ganar más que el presidente de la República.

Con la utilización de su mayoría, el Grupo Parlamentario de Morena sacó de la congeladora legislativa la iniciativa que fue aprobada por el Senado de la República desde el 2011 y que fue propuesta por el entonces senador Pablo Gómez, hoy diputado federal.

En una primera votación, el pleno de la Cámara aprobó en lo general con 433 votos a favor, nueve en contra y una abstención la normativa en lo general; sin embargo, se reservaron todos los artículos que componen la norma para su discusión en lo particular.

En los alegatos, las fracciones parlamentarias del PRD, PRI, Movimiento Ciudadano y PAN buscaban modificar artículos de la Ley de Remuneraciones por considerarlos obsoletos o contrarios a diversos ordenamientos legales.

La diputada Soraya Pérez Munguía del tricolor fue la primera en presentar reservas.

“Hemos suscrito reservas a los artículos 1, 3, 4 y 5 y, por obviedad del tiempo, debo decir que la mayoría de estas propuestas responde a un marco jurídico que ya está obsoleto. Ya lo han mencionado la mayoría de los oradores, es un marco que viene del 2009 y México hoy vive una realidad muy distinta”, señaló.

Por el PRD subió al pleno, entre otros, el diputado Raymundo García Gutiérrez, quien presentó una reserva al artículo 2 y una adición a su párrafo segundo.

Ante los diputados, Raymundo García expuso que la reducción de los salarios no debe ser de manera generalizada para los funcionarios públicos como señala la norma, sino se debe diferenciar a los servidores del Servicio Exterior Mexicano, los cuales realizan sus labores en países extranjeros en monedas diferentes al peso, por lo que se debe generar un marco especial.

“Es por ello que nos oponemos a la aprobación de la presente minuta (...) por lo que proponemos una adición a la fracción VIII del artículo 2, para quedar como sigue: ‘Estas disposiciones no serán aplicables a los servidores públicos del Servicio Exterior Mexicano, así como aquellos pertenecientes a otras dependencias de la administración pública federal que presten sus servicios en las embajadas, consulados o misiones diplomáticas en otros países, así como los integrantes de las Fuerzas Armadas’”, indicó. Ello no prosperó.

Mientras que por Acción Nacional el diputado Absalón García Ochoa reservó también el artículo 2 de la ley con el objetivo de homologar la definición de servidor público con la de la Ley General de Responsabilidades Administrativas que entró en vigor el año pasado.

No obstante, pese a que en una primera votación la mayoría de Morena en la Cámara aceptó discutir los asuntos planteados, todos fueron rechazados.

Tras la discusión de todas las reservas de los artículos, que fueron desechadas, los legisladores de oposición a Morena señalaron “cerrazón” para aprobar las diversas modificaciones.

Pensiones a expresidentes

Una de las puertas que abre la aprobación de la Ley Federal de Remuneraciones es la cancelación de las pensiones a los expresidentes de la República, aseguró Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política.

En el artículo 10 se señala que “no se concederán ni cubrirán jubilaciones, pensiones o haberes de retiro sin que éstas se encuentren asignadas por la ley, decreto legislativo, contrato colectivo o condiciones generales de trabajo”.

La nueva ley impacta a los órganos autónomos, al Poder Judicial, al Legislativo, Ejecutivo, además de las empresas paraestatales, fideicomisos gubernamentales “y aquellos entes no sujetos al régimen paraestatal cuando la remuneración respectiva afecte de manera directa o indirectamente al presupuesto federal”. Fue turnada al Ejecutivo federal para su promulgación.

AMLO defiende austeridad

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, defendió su plan de austeridad.

Descartó que éste vaya a provocar fuga de funcionarios, o bien, malos servidores públicos. Incluso, no descartó pasar de la austeridad a la “pobreza franciscana”.

Durante la presentación del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, López Obrador dijo estar seguro de que el presupuesto público y su plan de austeridad para el 2019, le alcanzará para cumplir sus promesas de campaña.

[email protected]