De enero al 31 de mayo de este año se tiene un registro de 40 casos de agresiones a la prensa en contexto electoral, en el que se reportan 45 personas y cuatro medios de comunicación, dio a conocer Propuesta Cívica y Reporteros sin Fronteras.

A pesar de esta circunstancia particular de las campañas electorales y el índice de violencia contra periodistas que ha colocado a México a la par de Siria como uno de los países más peligrosos para el ejercicio periodístico, ninguno de los cuatro candidatos presidenciales ha manifestado públicamente qué haría para detener los crímenes y garantizar los derechos a la libertad de expresión y de información, reprochó Sara Mendiola, directora de Propuesta Cívica.

La ausencia no es menor, ya que de acuerdo con el informe de ambas organizaciones, mayo —mes de campañas políticas— ha sido el que más casos de agresiones ha registrado con 22, que involucran a 24 periodistas y un medio de comunicación.

Los contextos electorales “dan cuenta de cómo quienes ostentan el poder político agreden a quienes investigan e informan”, dijo mendiola.

También detalló que las entidades con mayor número de casos de periodistas agredidos son la Ciudad de México (siete), Puebla (cinco) y Morelos (cinco), mientras que los estados con más agresiones dirigidas a medios de comunicación son la Ciudad de México, Tamaulipas y Morelos, siendo principalmente las amenazas, agresiones físicas, campañas de desprestigio y acoso judicial, las formas de violencia.

Balbina Flores, representante en México de Reporteros sin Fronteras, indicó que aunque se está señalando a tres entidades como las de mayor incidencia de agresiones, no significa que en otras no estén ocurriendo actos violentos en contra de la prensa, sino que los periodistas prefieren “mantener el anonimato de las agresiones” porque trabajan permanentemente en la zona de riesgo.

“De estos 45 periodistas agredidos, hay una cifra negra y ésa es la que nos preocupa porque no se está denunciando”, expuso.