En agosto de este año, el número de personas migrantes presentadas ante las autoridades de las estaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) disminuyó 19.5% en comparación al mes anterior.

De acuerdo con la estadística de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), en agosto del 2019 se registraron 16,098 eventos de personas extranjeras que no pudieron acreditar su situación migratoria en el país y fueron ingresadas en las estaciones del INM. En julio pasado, la cifra fue de 20,005.

De la población total de agosto, 72% era mayor de edad. Respecto de los registros de personas entre 0 y 17 años ingresadas a estaciones migratorias, disminuyó 27% en agosto comparado con julio, al pasar de 6,081 menores a 4,446.

Durante los primeros ocho meses del 2019, se ha registrado el mayor número de personas migrantes detenidas por autoridades del INM en el mismo periodo de los últimos cinco años: 144,591 migrantes.

Entre enero y agosto del 2015 se registraron 137,675 personas presentadas en las estaciones migratorias; mientras que en el 2016 la cifra disminuyó a 115,001, y en el 2017 se contabilizaron 60,552 migrantes detenidos. A su vez, en el 2018, de enero a agosto subió a 86,514 casos.

En diciembre del 2018, tras el cambio de administración en México, el gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador anunció una nueva política migratoria de no contención, puertas abiertas y programas para mejorar las condiciones de vida de las personas migrantes que quisieran atravesar el territorio mexicano con rumbo a Estados Unidos o que quisieran quedarse en el país.

Posteriormente, los amagos de imposición de aranceles a productos mexicanos por parte del gobierno de Estados Unidos de no contener la ola migratoria dio un giro a esa política en nuestro país.

En reiteradas ocasiones organizaciones defensoras de los derechos humanos de las personas en contexto de migración han advertido las violaciones a las que son víctimas las caravanas que ingresan al país por la frontera sur para llegar a Estados Unidos.

Política de asilo

La nueva política de asilo de Estados Unidos provocaría una crisis migratoria sin precedente y México tiene que prepararse para convertirse en un país de destino de migrantes de América central, afirmó Olga Sánchez Cordero.

“El problema es ahora el cambio en la política de asilo de Estados Unidos que, de llevarse a cabo, en mi opinión podría provocar una crisis migratoria sin precedentes, ya que, si ese cambio se convierte en ley, ese país, que históricamente junto con Europa es el principal destino de migraciones, va a cerrar sus puertas y va a dejar sólo una rendija por la que intentarán pasar decenas de miles de migrantes, en mi opinión, creará una auténtica crisis”.

“México tiene que prepararse, entonces, para pasar de ser un país de tránsito para la migración centroamericana, para convertirse en un país de destino”.

En respuesta a cuestionamientos de diputados federales de oposición sobre quién lleva la batuta en el tema migratorio, si ella, que es a quien corresponde en su calidad de secretaria de Gobernación, o Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, aclaró:

“La Secretaría de Gobernación es y seguirá siendo la dependencia a la que la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal otorga las facultades en materia de política migratoria como parte, repito, de la política interior del gobierno de México”.

Marcos Aguilar Vega (PAN), al fijar la posición del grupo parlamentario del PAN, había deslizado: “También hay otros temas en los que pareciera que la secretaría a su cargo ha renunciado a sus atribuciones legales para que otros sean los que se encarguen, caso concreto el de las migraciones de centroamericanos”.

“A su secretaría corresponden las facultades en materia de migración y quien se ha encargado de todo, o por lo menos es la cara visible del gobierno, ha sido el secretario de Relaciones Exteriores”.

Porfirio Muñoz Ledo, su compañero de partido (Morena), dijo que hay constancia plena en números, videos y en presencia de ciudadanos de todo tipo de que la política migratoria aplicada en la frontera sur “es un desastre”.

“Y ya dijo Trump que nos está usando. Primero estimula el problema, luego vende la idea de tragedia en su país y luego aparece milagrosamente... en la creación está la Secretaría de Relaciones Exteriores para hacer la estrategia y conformar la política. Y esto creo que debe cambiar lo más pronto posible”.