Debido a que los recursos destinados por programas sociales son insuficientes para cubrir las necesidades del municipio de Tolimán, la asociación civil Semillas para el Desarrollo trabaja en 10 comunidades indígenas para las que ha gestionado y obtenido recursos provenientes del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) y del gobierno español de Navarra.

En entrevista, el coordinador de la asociación, Antonio Flores, puntualizó que se han beneficiado 260 familias con un presupuesto de 1.5 millones de pesos del gobierno de Navarra, así como otro de 140,000 pesos del Indesol en el 2010.

¿Por qué de allá? Porque aquí no hay. Algunos gobiernos europeos tienen la obligación de apoyar al desarrollo en países del tercer mundo , explicó.

Para trabajar, las comunidades eligen a un comité que administra los recursos y provee de los insumos, material de construcción para techos y pisos, así como ganado.

El dinero en efectivo no va a la gente, sino que lo administra el Comité que eligió la propia comunidad. Es su propia gente sobre la que depositan una responsabilidad. Es un cargo político pero no es partidista , aclaró.

Fondos de donativos

Lo que se reciben como donativos que se administran bajo el esquema de fondos revolventes, es decir, los beneficiados tienen que regresar el recurso al Comité en un plazo de aproximadamente de dos años.

Éste lo destina a proyectos de la misma comunidad en lista de espera.

A cinco años de trabajo se contabilizan mejoras a 130 viviendas; la compra de 52 paquetes con cuatro cabezas de borregos cada uno; cinco cisternas, ocho letrinas secas, dos biofiltros, 30 paquetes de aves y 200 paquetes de árboles.

El maestro en Antropología, aseveró que el municipio de Tolimán vive de la migración a la capital queretana, donde los hombres trabajan principalmente en la construcción. Es un municipio con pobreza extrema, donde hay poca tierra, pedregosa y en un clima semidesértico.