México.- Con los programas sociales y la Cruzada Nacional contra el Hambre "no damos dádivas ni regalos", señaló la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles Berlanga, y subrayó que se trata de derechos que la gente tiene.

La funcionaria federal destacó que en la política social de nueva generación, emprendida por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se trabaja para que no haya mexicanos de primera ni de segunda.

Indicó que el gobierno de la República trabaja para construir un México con ejercicio pleno de derechos, a través de una política social de nueva generación se impulsaron reformas como la hacendaria, a fin de que los recursos lleguen a la gente que más lo necesita.

En un comunicado, refirió que con esta reforma pagarán más quienes más ganan, al tiempo que explicó que no se incluyó el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en alimentos y medicinas, porque hubiera afectado el bolsillo de la mayoría de los mexicanos.

Reveló que se abandona la política de ventanilla para trabajar de manera cercana a la gente, con la finalidad de construir desde abajo las soluciones a la pobreza que afecta a 53 millones de mexicanos que no tienen las condiciones mínimas necesarias para vivir con dignidad, y para atender a los 10 millones de mexicanos en pobreza extrema y a 7 millones en pobreza extrema alimentaria.

Al hacer un balance de la Cruzada Nacional contra el Hambre, Robles Berlanga precisó que se avanza en la cobertura universal del Programa Pensión para Adultos Mayores; y 2.6 millones de madres se incorporaron al Seguro de Vida para Jefas de Familias.

Además, agregó, se amplió la cobertura del Programa Oportunidades; Liconsa y Diconsa que llega con leche fortificada y productos básicos a las comunidades más alejadas, y se impulsan acciones de educación, salud y vivienda, entre otros.

mfh