La extradición a México del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, quedó en pausa luego de que la jueza de la Corte del Distrito Sur de Florida, Estados Unidos, Lauren F. Louis, postergó la decisión la cual, dijo, emitirá por escrito.

Durante una audiencia, la defensa de Duarte Jáquez argumentó que el actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral, ha presionado a los testigos para que declaren en contra de su representado.

Ante la jueza Lauren F. Louis, el abogado de Duarte, Juan Morillo, presentó un audio de Jaime Herrera, exsecretario de Hacienda del gobierno de Chihuahua, donde afirma que lo forzaron a declarar en contra de personas que no cometieron delitos.

Con esa evidencia, el abogado argumentó a la jueza que su cliente es víctima de una supuesta venganza y persecución política por parte del panista Javier Corral Jurado, por lo que “no hay causa probable” para que César Duarte sea extraditado a México.

No obstante, el fiscal del caso, Jason Wu, sostuvo que Duarte malversó fondos públicos de Chihuahua para fines personales, incluso para el pago de tarjetas de crédito propias.

Por ello, la jueza estadounidense argumentó no poder emitir por ahora un fallo sobre la extradición a México de Duarte, solicitada por el gobierno mexicano, ya que tendrá que revisar si efectivamente los testigos fueron coaccionados. 

Sobre César Duarte pesan 21 órdenes de aprehensión en México, una de ellas del orden federal por delitos electorales, promovida por el extitular de la Fiscalía en Delitos Electorales y actual titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto.

El gobernador Corral ha asegurado que la fortuna de Duarte asciende a 1,000 millones de pesos, al tiempo de que lo acusó de desviar recursos públicos estatales por 1,230 millones de pesos durante su gestión. Por ese motivo, la Fiscalía General de Chihuahua le ha decomisado 37 propiedades.

politica@eleconomista.mx