Organismos internacionales de derechos humanos pidieron el jueves al gobierno de México investigar la muerte de un supuesto migrante centroamericano en el norte del país, en medio de crecientes críticas por abusos contra quienes huyen de la violencia y buscan llegar a Estados Unidos.

La fiscalía de Coahuila indicó, citando un reporte de la policía local, que en la noche del miércoles cuatro hombres agredieron verbalmente a agentes que realizaban un operativo. Uno de ellos sacó un arma y realizó disparos, por lo que oficiales repelieron el ataque, en un episodio que dejó al supuesto agresor abatido.

Hasta ahora, ninguna autoridad ha reconocido al supuesto atacante como migrante. Amnistía Internacional y la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU se refirieron al fallecido como “migrante” y pidieron que el caso sea esclarecido.

“La ONU-DH llama a las autoridades mexicanas a garantizar que la política migratoria se conduzca con absoluto respeto a los derechos humanos”, dijo la agencia de la ONU en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el reporte preliminar emitido por la Policía de Investigación Criminal, fue durante un operativo realizado en la colonia 5 de Mayo, a la altura de las vías del ferrocarril, donde ocurrió la agresión. En el lugar se aseguró un arma tipo escuadra, informaron.

Sin embargo, la Casa del Migrante de Saltillo refirió que la víctima era un padre salvadoreño, el cual murió tras ser baleado cuando trató de rescatar a su hija de ocho años durante un operativo realizado por el Instituto Nacional de Migración, la Policía Federal y Grupo de Operaciones Especiales del estado. Por su parte, el INM negó que personal de este órgano y elementos de la Policía Federal hayan participado en el operativo.

Mientras que el gobierno del estado señaló que la custodia de la menor fue puesta a disposición de la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia del estado, en tanto se define su situación migratoria.