Ante la falta de consensos para desahogar al menos cuatro temas de la agenda legislativa pactada para el segundo periodo de sesiones extraordinarias de la Cámara de Senadores, que inició el pasado martes y concluiría hoy la Junta de Coordinación Política (JCP) acordó declarar un receso de 10 días y continuar los trabajos del pleno cameral el próximo 1 de julio.

Cuando se reanude el periodo extraordinario, se tiene previsto votar la designación de siete y cinco integrantes del Consejo Técnico y de la Junta Directiva, respectivamente, del Organismo para la Mejora Continua de la Educación, y concretar la expedición de las nuevas leyes de extinción de dominio y de austeridad republicana.

La discusión y eventual aprobación de las reformas constitucionales pendientes en materia de consulta popular y revocación de mandato, que quedó pendiente desde el segundo periodo de sesiones ordinarias que concluyó el pasado 30 de abril, se aplazaría hasta el primer periodo ordinario de sesiones del segundo año de ejercicio de la legislatura, que iniciará el próximo 1 de septiembre.

Ese tema, informó Ricardo Monreal Ávila, presidente de la JCP y coordinador de la bancada senatorial de Morena, se someterá a votación hasta que haya consenso con la oposición ya que, por tratarse de una reforma constitucional, su aprobación requiere de mayoría calificada de votos, es decir, del aval de las dos terceras partes de los senadores presentes el día que se discuta en el pleno.

“Si no logro la mayoría calificada y (no) logramos acuerdos amplios, no lo vamos a sacar. Es decir, no lo eliminamos (del periodo extraordinario en curso). Simplemente posponemos la discusión y la aprobación hasta el 1 de septiembre”, explicó, al adelantar que la oposición podría ceder y apoyar la revocación de mandato si hay acuerdo sobre la fecha de realización de la consulta popular correspondiente.