La Secretaría de Gobernación (Segob), a través del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, acordó este lunes con las familias de los mineros que fallecieron atrapados en el derrumbe de Pasta de Conchos (Coahuila), en el 2006, iniciar una mesa de trabajo para generar la ruta de rescate de los más de 60 cuerpos que siguen bajo los escombros de la mina.

“El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, recibió a decenas de familiares de mineros fallecidos en Pasta de Conchos para escuchar sus testimonios; la respuesta de su parte fue el compromiso tanto a nivel personal como institucional de instalar una mesa de trabajo interinstitucional”, indicó Stephanie Erin Brewer, coordinadora del área internacional de la ONG, Centro Pro Juárez, quien acompañó a los familiares en la reunión.

Erin Brewer puntualizó en entrevista que la mesa estará integrada, además de la Segob, por la Secretaría de Economía, por estar a cargo de las concesiones mineras, la Secretaría del Trabajo y por la Secretaría de Relaciones Exteriores; esta última por ser un caso que se encuentra en litigio internacional.

Y es que, recordó la activista, el caso de la mina Pasta de Conchos se encuentra activo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en donde fue admitido hace un año y por lo que se busca generar una solución “amistosa”, entre las víctimas y el Estado mexicano, al conflicto.

“Es una mesa de trabajo, es decir, no es solamente una reunión sino serían reuniones periódicas interinstitucionales enfocadas en las medidas (a implementarse) para la recuperación de los cuerpos”, afirmó Erin Brewer.

La activista añadió que una vez que se tenga la recuperación de los cuerpos, el siguiente punto que se planteará en la mesa es la aplicación de garantías de justicia y no repetición; en caso de que se llegue a estos objetivos, dijo, el procedimiento ante la CIDH perdería sentido.

Por su parte, la directora de la organización Familia Pasta de Conchos, Cristina Auerbach Benavides, indicó que lo que se preponderará es el rescate de los cuerpos de 63 mineros que aún se encuentran bajo la tierra.

No obstante, expuso, también se buscará que se deslinden responsabilidades sobre Grupo México, administrador de la mina, y el Sindicato Minero.

“Los restos traen consigo la verdad y una vez que tengamos los restos y la verdad se tendrá que conseguir el camino a la justicia para las familias”, afirmó.

[email protected]