En México, como en muchos países, Internet y partidos políticos son poco compatibles. La razón: la transparencia.

Sucede prácticamente en todos los países en donde la democracia es un estado nuevo. En Internet hay que interactuar con el lector, hay que hacer frente a sus críticas, no es posible tener un error porque fácilmente podrá detectarse o compararse.

Es decir, se está obligado a ser transparente, algo que no es nada sencillo y menos en periodo electoral , dice Ken Colburn, de Techpolitics, un sitio web con sede en Estados Unidos que analiza la manera en que conviven tecnología y política.

Así, concuerda Deloitte, firma de auditoría, consultoría, y asesoría financiera e impuestos, que a través de un estudio explica que la ciudadanía de hoy está cada vez más informada y consciente de sus derechos, por lo que demanda a la gestión pública mayor calidad y transparencia a través de los medios digitales.

En este contexto surge una pregunta obligada: ¿los esfuerzos de los partidos políticos para meterse en Internet, están logrando buenos resultados?

Los partidos están sufriendo una especie de disociación en el uso de Internet con respecto a la forma en que los usuarios lo están utilizando , explica Raúl Trejo Delarbre, doctor en Sociología por la UNAM y experto en medios de comunicación y política.

Es decir, que mientras los internautas le están dando a la web un uso amplio, versátil e imaginativo , según explica Trejo Delarbre, los partidos lo entienden como una especie de espejo enorme en donde se reflejan, y a través del cual buscan promocionarse y publicar documentos a quienes ya están enterados o a los que ya convencieron.

En ningún caso veo que exista un uso de la red para deliberar, intercambiar opiniones o escuchar las versiones de los demás, y sobre todo, para poner a discusión sus proyectos, si es que los tienen. Esto se debe a que los partidos suponen que la ciudadanía es pasiva , agrega Trejo Delarbre.

Qué ofrecen

A través de un pequeño sondeo realizado por El Economista con los diferentes partidos políticos, se detectó que ninguno da seguimiento a lo que hacen los candidatos en las redes sociales. Son iniciativas personales , dicen.

Y prácticamente ninguno demostró tener un área o encargado de Internet ni tampoco un proyecto concreto de campañas on line.

Los partidos utilizan Internet como si fuera una gacetilla o una inserción pagada en los diarios. Es decir, sólo para promocionarse y dar la impresión de que el partido tiene presencia pública , dice Trejo Delarbre.

Esto no es exclusivo de México, pues de acuerdo con Techpolitics, en América Latina quizás sólo Chile esté acercándose un poco al modelo ideal entre Internet y política. Pero en realidad no lo ha logrado nadie , dice Colburn.

Por el momento, se desconoce lo que cada partido político invierte en tecnología. Pero se sabe que la inversión en Tecnologías de la Información (Internet, equipo, redes, capacitación, etcétera), en todo el sector gobierno en el 2009 fue de 1,768 millones de dólares, según datos de Select.

En cuanto a la distribución del presupuesto, Select calcula que el gobierno federal presenta un presupuesto más orientado a software y servicios, en comparación con los gobiernos estatales que, en general presentan un presupuesto más orientado a equipo.

¿Qué se está haciendo mal?

Los intentos de políticos mexicanos en Internet nada se parecen a la campaña presidencial de Estados Unidos realizada hace dos años, en donde la web fue utilizada para movilizar gente y recabar fondos. El caso emblemático fue Obama, quien podría agradecerle a las redes sociales el boom de su popularidad.

Es preocupante que nuestro país no esté avanzando al mismo ritmo , dice Deloitte en el estudio Un gobierno conectado es un gobierno abierto .

¿Qué nos hace falta? Según Raúl Trejo Delarbre, experto en medios de comunicación y política, faltan partidos más abiertos a la sociedad. En concreto, más interacción y retroalimentación , dice.

Para Colburn, lo que se necesita es amarrar lo que ya se tiene. Los partidos ya tienen páginas web, videos en YouTube y candidatos en redes sociales. Pero falta que realmente escuchen a los ciudadanos y creen una estrategia a largo plazo para estar en contacto con ellos, de forma digital .

Ya lo dijera el filósofo griego Aristóteles: No hace falta un gobierno perfecto: se necesita uno que sea práctico .

Spots con tecnología de punta

A partir de la reforma constitucional del 2007, el IFE se convirtió en el administrador único y universal de toda la propaganda electoral de TV y radio que se transmite en México, incluyendo elecciones locales

Para lograrlo, el Instituto creó el Sistema Integral para la Administración de los Tiempos del Estado (SIATE), una infraestructura que es única en su tipo, tecnológicamente hablando

Los detalles del SIATE

Se creó mediante una licitación pública internacional, en la que participaron 39 empresas con propuestas técnicas y económicas. El 18 de noviembre del 2008, el IFE falló en favor de la empresa Grupo de Tecnología Cibernética, la cual se unió con las empresas Sistema para Imágenes y Computación, Pocomarsc, Excelencia en Comunicaciones y Tecnología, y Tecnus para presentar una oferta técnica y económica por un monto de 25 millones 745,560 dólares

CÓMO FUNCIONA:

1. Los partidos envían al SIATE sus promocionales (spots).

2. Éste los califica de acuerdo con su calidad técnica (brillo, luminosidad, volumen) y los clasifica con un identificador digital. No califica su contenido.

3. En paralelo, se crea una huella acústica para cada spot. Es una clave digital única (como un ADN electrónico) que permite identificarlo en el sistema.

4. Si un spot no cumple con los requisitos técnicos solicitados, el partido político puede hacerle los ajustes en alguna de las ocho islas de edición del SIATE o volverlo a mandar, ya corregido.

5. Para este periodo electoral, los promocionales son de 30 segundos. El tiempo del Estado son 48 minutos diarios, en los que se transmiten 96 spots de las 6 de la mañana a las 12 de la mañana en 2,235 concesionarias de radio y TV. Hasta el momento se han recibido 2,500 spots, pero esperan más.

6. El SIATE envía los spots vía satélite, con identificador digital y huella acústica, a cada uno de los concesionarios.

7. Los concesionarios no emiten los spots como quieren, si no de acuerdo con una pauta que les otorga. Ésta se elabora por sorteo.

8. A través de 150 centros de verificación detecta si alguna concesionaria no transmite los spots como se le indicó. El sistema permite ver cada spot con todo tipo de detalles a la hora y lugar en el que se transmitió. Si hay un incumplimiento, el caso se remite al Consejo General para que lo resuelva.

9. El SIATE cuenta con equipo para almacenar hasta 104,00 spots de 30 segundos. Son servidores de 11 TB.

10. En un proceso federal típico son 250 funcionarios en todo el país los que están detrás del SIATE.

[email protected]