Leornardo Valdés, presidente del IFE, dijo que se crearon las condiciones propicias para que los ciudadanos votaran y eligieran a sus gobernantes, y se reflejó en una elevada participación, cercana a 50 por ciento.

Dice IFE, que la participación fue elevada

Los resultados que hoy tenemos es que se crearon las condiciones propicias para que en la normalidad democrática que hoy vive México, los ciudadanos votaran y eligieran a sus gobernantes, fue el balance hecho por el presidente del IFE, Leonardo Valdés, sobre los comicios del pasado domingo.

Valdés opinó que la ciudadanía fue "la gran ganadora" de las elecciones, porque se registró "una elevada" participación, cercana a 50 por ciento. "Aunque hay que señalarlo que no es una participación homogénea.

En realidad lo que tenemos es que en estados de la República en donde los problemas de seguridad y de violencia son evidentes, sí se registraron niveles de participación limitados", añadió.

El funcionario electoral destacó que en el resto de los estados lo que se registró fueron niveles de participación superiores a la elección de gobernador anterior del 2004.

"El ciudadano mexicano salió a votar en su gran mayoría, y con eso lo que hizo fue alzar la voz y logró que el voto en las urnas fuera el elemento estelar y determinante de estos procesos electorales", dijo el Consejero.

Sobre el papel del IFE en estos comicios como árbitro ante las quejas que se presentaron, Valdés dijo que "pueden estar satisfechos".

Voto en 10 ciudades

¿Por qué baja la participación?

Se asocia con facilidad la baja participación electoral con la inseguridad o la presencia del crimen organizado.

Los Mochis, un municipio con fuerte presencia del narcotráfico, tuvieron una tasa muy alta de participación electoral, mientras que Tuxtla Gutiérrez, una ciudad con una presencia moderada, tuvo la tasa más baja de participación. Reynosa, Tijuana y Ciudad Juárez también se encuentran entre las localidades de más baja participación.

Aunque no hay una relación lineal, llama la atención que el voto nulo sea más bajo en el municipio de mayor participación y más alto en el de más baja; cuando la relación esperada es justamente la contraria, dado que anular el voto es una alternativa para participar sin elegir.

Es también notorio que no existe una relación clara entre la ventaja entre el primer y segundo lugar ni el partido ganador con respecto al nivel de participación (usualmente entre más cerrada sea una contienda, mayor será la participación).

Primer Plano