Claudia Ruíz Massieu, presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aseguró que con unidad, congruencia y convicción, esta fuerza política ganará la gubernatura de Puebla el próximo 2 de junio.

Luego de tomar la protesta al candidato priista a la gobernatura del estado, Alberto Jiménez Merino, agregó que sólo con unidad se tendrá la fuerza suficiente para un nuevo comienzo.

“Vamos a demostrar que, unidos, con principios, con firmeza y con convicciones, no hay escenario difícil que no podamos superar”, subrayó la dirigente nacional del PRI.

Ruiz Massieu consideró que esta elección es una oportunidad para que el partido recupere el respaldo de la gente, “el PRI sabe transformarse, sabe renovarse en los momentos más difíciles, sabe que para volver a ser fuerte y recuperar la confianza de la población debe volver a sus raíces a y sus principios”.

A su vez, Alberto Jiménez Merino se dijo listo para escribir la nueva página en la historia de Puebla con el apoyo de la ciudadanía y manifestó que el proceso electoral de la entidad sólo debe estar en manos de la sociedad poblana.

Por su parte, el presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, aseguró que su partido “está listo y fuerte” para refrendar el triunfo de julio pasado en las elecciones extraordinarias para gobernador del estado de Puebla.

En conferencia, aseveró que el Partido Acción Nacional escuchó a la sociedad organizada, en el sentido de proponer a un candidato sin filiación partidista, para enfrentar la nueva realidad política en el estado.

“La vamos a enfrentar con valor, decisión y gallardía. La vamos enfrentar con el panismo que tenemos en Puebla, con todas esas ganas de refrendar lo que ya habían decidido los poblanos”, expuso Cortés.