En la contienda perredista, el proceso para alcanzar las candidaturas a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal tiene un tope de gasto superior a los 2,174 millones de pesos, ya que cada (520) uno de los aspirantes al abanderamiento puede erogar entre 84,000 y 131,000 pesos, durante las tres semanas de proselitismo entre la militancia.

Las delegaciones Álvaro Obregón, Coyoacán e Iztapalapa son los territorios en donde los precandidatos tienen los topes más altos, pues en dichas zonas cada aspirante puede gastar 329,658, 316,150 y 797,552 pesos, respectivamente.

Sin embargo, hay regiones en donde el gasto permitido para los candidatos es bajo, por ejemplo en Cuajimalpa, los precandidatos tienen un tope de hasta 78,575 pesos; en Magdalena Contreras, 106,327; en Milpa Alta, 50,246 pesos; en Tláhuac, 141,270 y en Xochimilco, 178,813 pesos.

Con respecto a las revisiones internas de algunos precandidatos llama la atención que, en el caso de Cuajimalpa, el gasto es bajo, a pesar de que el partido que se encuentra en el gobierno es el PRI, con Adrián Ruvalcaba.

En el caso de las cuatro restantes, llama la atención que Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco y Magdalena Contreras se han considerado focos de atención, pues se ha especulado sobre la posibilidad de que el Sol Azteca pierda o que su triunfo sea con escaso margen, frente a los otros partidos.

Otro caso que es relevante para algunos equipos de precandidatos es la delegación Cuauhtémoc, pues los aspirantes pueden gastar hasta 272,690 pesos. La preocupación radica en el liderazgo que abandere al partido. Por ejemplo, entre quienes compiten se encuentra José Luis Muñoz Soria, acusado de utilizar la Capilla Británica (protegida por el INBA) para celebrar el compromiso de su sobrino, quien se desempeña como jefe de la Unidad de Mercados de la delegación Cuauhtémoc, Geovanni Ramírez Olvera.

A pesar de los posibles riesgos, el dirigente del PRD en el Distrito Federal, Raúl Flores, aseguró que el Sol Azteca enfrenta los comicios del 7 de junio con ánimo ganador, seguros de ratificar el triunfo en las urnas.

Incluso, dijo que el PRD va a cumplir con la ley, va a realizar un proceso ordenado, para lo cual pidió a los aspirantes respetar las reglas electorales, los topes de campaña y llevar a cabo los trámites necesarios.

juan.reyes@eleconomista.com