El candidato presidencial de Morena, PT y Encuentro Social, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que no romperá el diálogo con el Consejo Coordinador Empresarial, pese a que ese organismo canceló las mesas técnicas para revisar la viabilidad de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Entrevistado en Navojoa, Sonora, el abanderado presidencial dijo entender que el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, esté muy “presionado” por el gobierno federal para cancelar las mesas de revisión. Sin embargo, López Obrador le ofreció a Castañón, que en caso de ganar las elecciones del 1 de julio, convocará a los empresarios para hacer esa revisión, y prometió que no habrá cerrazón en ese tema, sino diálogo.

“Pues nosotros estábamos esperando; no sabía yo que ya habían resuelto cancelar la mesa de diálogo; yo estoy abierto al diálogo, y estaba esperando, pero entiendo que está siendo muy presionado. Está muy sometido el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, a fuertes presiones.

“Los que dirigen estos organismos tienen jefes arriba, entonces seguramente está muy presionado, pero yo voy a mantener mi actitud de diálogo, y una vez que triunfemos, pasando el día 1 de julio, abrimos la mesa de diálogo con empresarios, y con los técnicos, los especialistas sobre este asunto. Necesitamos dialogar, necesitamos que haya transparencia, que se conozca todo sobre el nuevo aeropuerto que quieren construir en el lago de Texcoco: quiénes son los contratistas; cómo obtuvieron esos contratos; qué significa para la nación financiar esa obra; por qué comprometer las Afores, las pensiones de los trabajadores. Todo esto se tiene que analizar y por qué no resolver el problema construyendo dos pistas nuevas en el aeropuerto militar de Santa Lucia, si nos ahorraríamos 250,000 millones de pesos”.

López Obrador insistió: “yo estoy por el diálogo, dialogo, diálogo, diálogo, dialogo, no a la cerrazón, no a darle la espalda a los ciudadanos; que haya transparencia, no hay ruptura con los coordinadores de empresarios, no hay ruptura con nadie, es amor y paz. No tenemos pleito ni con los de la mafia del poder”.

El político tabasqueño afirmó que su coordinador de enlace con la sociedad, Alfonso Romo, había hablado con los empresarios del CCE, pero no le comunicaron su decisión de cancelar las mesas técnicas.

“De manera directa no (tuve comunicación), tengo entendido que hablaron con Alfonso Romo, pero tampoco le dijeron que iban a cancelar el dialogo, quién sabe que les está pasando, están muy cerrados; el que nada debe nada teme”, aseveró.

“Y creo que no quieren que se revisen los contratos, hay que ver quiénes están interesados, quiénes son los contratistas. Ya sabemos que es (Carlos) Slim, es uno. Tengo entendido que son cinco, y Slim tiene dos partes, de cinco. Otra parte la tiene el cuñado de Salinas, Hipólito Gerad, de las cinco partes”, añadió.

Está requeté bien, dice

En otro tema, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia dijo estar "requeté contento",  por haberse difundido una encuesta que le da amplia ventaja sobre sus más cercanos competidores Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

López Obrador dijo que no le gusta la palabra carro completo, pero avizoró que su proyecto ganará la mayoría en el Congreso.

“Estoy muy contento, muy contento, estamos más de 20 puntos arriba de ventaja en la elección por la Presidencia, más de 20 puntos de ventaja. Eso me tiene muy contento, estoy alegre, pero estoy también pidiéndole al pueblo de México que nos ayude para tener mayoría en el Congreso, que no sólo ganemos la Presidencia, sino que nos den su confianza a los que formamos parte de la coalición Juntos Haremos Historia y que se vote por senadores y diputados federales de esta coalición para tener mayoría en el Congreso; necesitamos tener la mayoría.

“Vamos muy bien, requeté bien, y dejar de manifiesto que no le voy a traicionar al pueblo de México. No me gusta la palabra, carro completo, es del PRIAN, vamos a tener mayoría en el Congreso, y les pido a los ciudadanos para que nos den su apoyo para que se acaben los moches en el Congreso”, afirmó.

jmonroy@eleconomista.com.mx