La Policía nacional o policía única en México seguirá en utopía. Los momentos políticos y la oposición del PRI y PRD en las cámaras de Senadores y Diputados, incluso algunos del PAN, se niegan a entregar un cheque en blanco a Genaro García Luna, secretario de Seguridad Púbica, para crear esa corporación que está en debate desde la administración de Ernesto Zedillo, cuando se creó la Policía Federal Preventiva (PFP).

A lo más que se podrá llegar en lo que resta de este sexenio, es al mando único impulsado por la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), al frente del gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, quien dijo a El Economista el pasado 15 de abril: El mando único lo ostentarán los gobernadores , en el caso de los estados y el Jefe de Gobierno en el Distrito Federal.

Aunque los cabildeos con los representantes del Congreso de la Unión siguen a través de la Comisión Permanente, de hablarse de nuevo de una policía nacional tipo Carabineros de España, Italia, Francia y Chile o la Real Policía Montada de Canadá, o Policía Nacional de Colombia, que cuenta con alto prestigio en sus naciones y a nivel mundial, será hasta septiembre próximo.

Mes que precisamente marcó el nacimiento del modelo de la policía mexicana, el cual prevalece desde hace 202 años, al ver la luz en 21 de septiembre de 1808, inspirado en el modelo de España, con la diferencia de que allá elevó su capacidad.

En México sólo ha sido un cambio de nombres, cuando el desprestigio ha estallado y el diagnóstico hecho por las propias autoridades indica que están las 2,022 corporaciones municipales, estatales y federal están infiltradas, lo cual está documentado en el libro Memoria de la Cámara de Diputados, correspondiente a la LX Legislatura, también en los Indicadores de Gestión de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF) y de la PGR.

Arturo Yáñez Romero, investigador del Instituto de Formación Profesional de la PGJDF, autor de uno de los estudios más recientes del lamentable estado en que se encuentran las fuerzas del orden, además del análisis de la SSPF en el documento Nuevo Modelo Policial , consideran que no hay posibilidad de una policía nacional.

Quién es quién en las policías

La radiografía de quienes integran las 2,022 corporaciones policiacas en los estados, municipios y la Federación marca diferencias de grave dimensión tanto en salarios, equipamiento, estado físico y capacitación, de acuerdo con el estudio del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y otro de complemento, que presentó en enero pasado Genaro García Luna, en la Cámara de Diputados.

En ambos se mantiene que hasta la fecha existen 343 policías por cada 100,000 habitantes. Colombia, que tiene igualmente problemas de narcotráfico, cuenta con una policía nacional y son 217 oficiales por cada 100,000 habitantes; Francia, 100 policías por cada 100,000 habitantes, cuyo número y efectividad no tiene comparación con nuestro país.

El nivel educativo de nuestros policías es 42% secundaria y 56% primaria, sin escolaridad 1%, entre los que se cuentan algunos mandos medios.

El 7.82% cuenta con licenciatura completa, 5.42% carrera técnica, 5.43% bachillerato incompleto, 13.73% bachillerato completo. El 42% tienen una edad de 31 a 42 años, algunos incluso de 80 años, el promedio de los mandos es de 41 años, con un rango de 27 a 65 años.

Un 40% de los elementos tiene menos de 10 años de antigüedad, casi 50% de los mandos requiere algún apoyo psicológico y 26% tiene coeficiente intelectual medio o superior. El 71% de los elementos tiene algún padecimiento .

La mayoría presenta obesidad, diabetes, hipertensión o padecimientos visuales y 1.21% dio positivo en el examen toxicológico entre el 2006 y el 2007, pero el nivel de adicción es mucho más alto, porque algunos hacen trampa y no a todos se aplica el polígrafo, de acuerdo con los mismos informes.

Sobre los salarios hay disparidad de acuerdo en el SNSP. El más bajo va de 1,000 a 3,471 pesos mensuales. Los altos en la tropa son de 5,601 pesos y los privilegiados cobran entre 62,608 a 73,208 pesos, lo que detona corrupción en la tropa, sostuvo ante diputados el secretario de Seguridad, Genaro García Luna.

Bajo este esquema y con esa base humana policial, no sólo será difícil, sino imposible refundar a la policía mexicana para dar paso a lo que busca García Luna y algunos simpatizantes en el Legislativo, lo que sin duda no tendrá avances sustantivos en medio de las agendas electorales que se avecinan.

Leer más: Difícil, lograr el acuerdo: AN

[email protected]