La figura del arraigo no se busca desaparecer en México, sino que las autoridades responsables de aplicarla, como es el Agente del Ministerio Público de la Federación y estatales no abusen de ella, como dijo Jesús Murillo Karam que ocurrió, lo que se debe hacer es endurecer requisitos para su aplicación , aseguró Samuel González Ruiz.

Doctor en derecho, consultor de la ONU y catedrático, González Ruiz fue quien impulsó la creación de dicha figura durante la última administración priísta de Ernesto Zedillo, cuando colaboró con el primer Procurador General panista, Antonio Lozano Gracia, comentó a El Economista, además, que comparte la propuesta de Murillo Karam. El titular de la PGR dijo en diciembre pasado, en la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos: Necesitamos con urgencia tener elementos suficientes para poder demostrar culpabilidades e inocencias con la plenitud tal que no requiramos ni siquiera usar las medidas cautelares como el arraigo . Quien fuera uno de los creadores de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada manifestó: Frenar el abuso ya se encuentra inmerso en la reforma de justicia penal impulsada en el 2008 . Según el especialista, lo que sostuvo Murillo Karam al respecto de que en los últimos dos años se arraigó a 3,800 personas y de ellos sólo 120 fueron consignados, los demás quedaron libres o no se les logró imputar ningún delito, es una muestra clara del abuso .

Recordó que los cambios a la Carta Magna con la reforma penal establecieron que se debe aplicar sólo en casos de urgencia extrema o delitos de delincuencia organizada debidamente motivados, sustentados y argumentados, y no sólo como una medida cautelar que en vez de ayudar, provoca cuestionamientos jurídicos y legales.

Para González Ruiz, la figura del arraigo es correcta, pero ante los fracasos en algunos casos, lo que se debe impulsar en la ley es que en los requisitos para aplicar contra presuntos delincuentes sean más estrictos los controles y con un mayor cuidado del respeto a las garantías individuales .

Quien fuera titular de la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada en la PGR y que redactó junto con su exsuperior, Antonio Lozano Gracia, y otros especialistas la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, asumiendo la implementación de la Convención de Palermo (Italia), recordó que el arraigo seguirá siendo una buena herramienta.

González Ruiz estimó que éste se podrá aplicar próximamente en casos relevantes sólo si se aplica con las reformas que el constituyente implementó en la última reforma de justicia penal, que busca cambiar el sistema acusatorio al adversarial (oral), en la que se insertó un mayor rigor al arraigo, que cayó en abusos en administraciones federales pasadas.

[email protected]