Pese a que los cárteles de droga son el conjunto más poderoso y violento en México, es improbable que fueran autores de la explosión ocurrida en las oficinas administrativas de Petróleos Mexicanos, consideró la consultora estadounidense Stratfor, la cual descartó también que pudiera tratarse de una advertencia política.

A través del análisis Rumores alrededor de la explosión en México , explicó que, a raíz del incidente en el Centro de Administración (CAP) de la paraestatal, han surgido varias líneas de hipótesis, entre las que destaca la de un dispositivo detonado en el sótano del edificio B2.

Si estas afirmaciones son ciertas, finalmente, ofrecería claridad en la explosión , que ha dejado 37 muertos y más de 100 heridos.

La posición oficial del gobierno mexicano, según lo declarado por el director general de Pemex, Emilio Lozoya, es que el siniestro parece haber sido un accidente, pero que el gobierno está llevando a cabo todas las líneas de investigación.

Stratfor detalló que rumores no confirmados indican que de uno a dos aparatos explosivos pudieron haber desencadenado la explosión del 31 de enero; de ser cierta esta versión, la consultora advierte sobre posibles desafíos políticos para la nueva administración, que incluyen intimidación criminal y luchas políticas internas.

La reforma de Pemex ha constituido la piedra angular de la administración del recién inaugurado presidente Enrique Peña Nieto.

La disminución de la producción y las exportaciones de petróleo mexicano tienen un impacto directo en el presupuesto nacional, que equivalen a entre 30 y 40% de los ingresos de Pemex. Las reformas tienen por objeto aumentar la producción de petróleo crudo y gas natural, tanto para el consumo interno como la exportación. En consecuencia, para cualquiera que quiera enviar un mensaje claro a la nueva administración, Pemex es un blanco natural , resume la consultora experta en temas de seguridad.

Sin embargo, pese a que los cárteles de droga en el país son señalados como los actores más violentos, hasta la fecha se han abstenido de ataques de corte terrorista para facilitar el negocio de los estupefacientes. Si dichos grupos criminales intensifican sus acciones hacia la violencia política, podría presionar al gobierno mexicano a invitar a las fuerzas estadounidenses en el país para combatir la amenaza, algo que estas organizaciones criminales desean evitar.

Si la explosión fue, de hecho, un ataque, la explicación más probable para Stratfor pueden ser luchas políticas internas. Los cambios que el gobierno de Peña Nieto desea implementar harán que Pemex sea más transparente y eficiente y lo más probable es que ello socave los intereses creados en la empresa. Sin embargo, la explosión fue muy grande para un mensaje político derivado de una lucha interna, advirtió.

Es posible que la explosión fue un completo accidente: una fuga de gas natural o de un transformador de soplado podría haber causado una explosión de este tamaño , concluyó Stratfor.

[email protected]