La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó que los estados del país no han realizado acciones para procurar la defensa de los periodistas, pese a que han ido en aumento en los últimos años.

Al presentar los resultados del estudio sobre seguimiento de recomendaciones de la CNDH en materia de agresiones a periodistas, realizado en colaboración con la UNAM, Raúl Trejo Desabre, integrante del Instituto de Investigaciones Sociales de la máxima casa de estudios y coordinador del proyecto, indicó que el organismo de defensa de los derechos fundamentales ha realizado cuatro recomendaciones generales sobre el tema en el 2004, 2009, 2013 y el 2016.

Pese a que la mayoría de los estados ha aceptado las recomendaciones, puntualizó el investigador de la UNAM, no se ha otorgado información sobre qué tipo de medidas se han emprendido para el resguardo de los comunicadores.

“No permiten saber si la recomendación general indujo medidas más allá del interés de los funcionarios para enviar un oficio; en esa condición se encuentran 40%, 55% y 32% de las respuestas, respectivamente, de las recomendaciones generales del 2009, 2013 y 2016”, acotó Delabre.

El informe detalla sobre la postura de los medios que, en su mayoría, no apoyan a los periodistas que son agredidos, al tiempo que ejemplifica el caso de Tamaulipas, en donde además de las presiones del crimen, existen presiones políticas sobre los informadores y los medios.

“A la presión constante del poder político que maneja a los medios a través de arbitrarias asignaciones de publicidad, desde hace tres décadas se añade la violencia del narcotráfico contra periodistas”, se indica.

Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19, organización en defensa de los periodistas, precisó en la presentación del documento que en los estados no existen condiciones de no repetición sobre las agresiones a la prensa.

“Desde el 2009 al 2016 hemos ido viendo cómo los patrones de violencia se van incrementando, que la violencia a la que se enfrentan los periodistas cada vez es más cínica, más desinhibida y más esparcida alrededor del país”, dijo.

Por su parte, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, precisó que los casos de agresiones a periodistas alcanzan 90% en promedio de impunidad, “con altibajos, dependiendo del estado”.