Para el 2017, de acuerdo con el Índice de Paz, la violencia le costó a los mexicanos 4.7 billones de pesos, equivalentes a 21% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, 33,118 pesos por persona.

Este indicador ha ido al alza al menos desde el 2015 cuando, en concordancia con el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), la violencia le costó al país 3.7 billones; un año después el costo se incrementó a 4.0 billones de pesos.

Por otra parte, el estudio alerta que el gasto gubernamental en materia de seguridad en el país bajó el año pasado con respecto al 2016, ya que para el 2017 se erogaron 246,500 millones de pesos, mientras que un año antes el gobierno federal destinó al rubro 264,300 millones, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda.

delitos del fuero común

La guerra contra las drogas en México fue la causa principal para que el año pasado en el país se deterioran los niveles de paz, alcanzando registros históricos en materia de homicidios y otros delitos, además de los costos generados por los altos niveles de la violencia, afirmó el Instituto para la Economía y la Paz en su estudio Índice de Paz México 2018.

De acuerdo con la ONG internacional que presentó este martes su estudio, la estrategia implementada por la actual administración ha generado que la violencia se expanda no sólo a los delitos que tienen que ver con el trasiego de droga, sino también se ha desbordado a otros ilícitos del orden común.

“Los liderazgos dentro de los cárteles han sido quebrantados al neutralizar a 107 de los 122 líderes más influyentes para mediados del 2017. Esto provocó la fractura de los cárteles, lo cual aumentó la competencia entre ellos. En este contexto, puede suponerse que muchos de sus miembros han recurrido a la actividad criminal común a medida que el riesgo de pertenecer a un cártel aumenta; esto contribuye al crecimiento de la delincuencia común”, apunta el documento presentado por la ONG.

desconfianza ciudadana

Aunado a esto, los altos niveles de violencia generan otras consecuencias como la desconfianza por parte de los ciudadanos hacia las autoridades encargadas del resguardo de la seguridad, lo que ha agravado la situación.

Este deterioro en la confianza ciudadana, precisó el estudio de la organización con sede en Australia, “ha ido a la baja desde el 2015”.

“En el 2017, el porcentaje de mexicanos que dicen tener un alto nivel de confianza en las instituciones de seguridad pública se redujo a 18%, su nivel más bajo desde el 2012. Se aprecia una tendencia similar en el porcentaje de mexicanos que considera que el desempeño del trabajo de las instituciones de seguridad pública es muy bueno, que ha bajado a 17% y ahora es similar a su calificación del 2012”, se señala en el documento.

En este sentido, Carlos Juárez, director del Programa para México del IEP enfatizó en la presentación del estudio que si no se restablece la confianza entre las autoridades y la ciudadanía no se podrá “salir de la crisis de violencia” por la que pasa México.

por entidad

Asimismo, en materia estatal, el estudio señala que en el 2017 sólo siete entidades lograron mejorar su nivel de paz; los primeros lugares, en este rubro los ocuparon Yucatán, Tlaxcala y Campeche.

En contraparte, los tres últimos lugares en materia de violencia fueron ocupados, en primer lugar y por primera vez, por el estado de Baja California Sur, seguido de Guerrero y Baja California. Estas entidades, además de registrar los peores niveles de violencia, empeoraron su situación con respecto de los registros del 2016.

[email protected]