El presidente de la Comisión Especial de Acceso Digital de la Cámara de Diputados, Rodrigo Pérez-Alonso, rechazó enérgicamente la firma del Acuerdo Comercial contra la Falsificación (ACTA, por sus siglas en inglés), y afirmó que este hecho constituye un abierto desafío del Ejecutivo al Legislativo, en una actitud incomprensible .

Desde que se revelaron los primeros documentos en el año de 2010, la Cámara de Diputados, el Senado de la República, así como diversas organizaciones de la Industria de las Tecnologías de la Información y de la Sociedad Civil, manifestamos nuestro rechazo a un acuerdo comercial que atenta contra las libertades de los usuarios de Internet, y pretende convertir a los proveedores de servicios de internet en un cuerpo policiaco del Estado , declaró el legislador.

Pérez-Alonso calificó que engañosos los argumentos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

El argumento de la protección y defensa de la propiedad industrial e intelectual es confuso y oculta que el ACTA propone herramientas coercitivas contra los usuarios. No se puede pretender la defensa de los derechos de unos, atentando contra los de la mayoría , finalizó el legislador.

Finalmente, el diputado federal manifestó su preocupación por la actitud del Poder Ejecutivo Federal al autorizar de un plumazo la firma de este acuerdo, al parecer en represalia por el rechazo por parte del Congreso de la Unión a las observaciones que hizo de la Ley de Víctimas hace algunas semanas.

FIRMA FUE UN CÁLCULO POLÍTICO-ELECTORAL

Por su parte, el vicecoordinador de los senadores del PRD, Carlos Sotelo García, afirmó que la suscripción del ACTA por parte del Ejecutivo federal fue un cálculo estrictamente político-electoral de Felipe Calderón .

El senador perredista afirmo que el Presidente había tomado la decisión de firmar el documento desde hace varias semanas pero actuó con cobardía, con cálculo electoral y de manera mentirosa frente al país .

Agregó que al firmar el ACTA, el Ejecutivo federal actuó como un operador de grupos de poder, pero contraria a los intereses del país.

Carlos Sotelo García enfatizó que el Ejecutivo federal optó por guardar silencio ante el exhorto que le hizo el Senado de la República sobre este acuerdo comercial y actuó con opacidad y secrecía, ha sido una irresponsabilidad frente al país .

El senador colimense reseñó que ACTA obedece a los intereses de los monopolios culturales, de los Estados Unidos particularmente, que intentan limitar el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICs) a sectores amplios de las sociedades en el mundo y de México, en particular.

En septiembre de 2011, el Senado de la República acordó por unanimidad de todos los grupos parlamentarios, incluida la bancada del PAN, exhortar al gobierno federal a que no suscribiera ACTA.

Sotelo indicó que valorarán en la próxima sesión la presentación de una propuesta para pedirle al gobierno federal que explique las razones –si las tiene- por las que se firmó este acuerdo.

APR