Líderes de organizaciones de migrantes radicados en Estados Unidos manifestaron su decepción e indignación con el trato que les da el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Artemio Arreola, coordinador de Asuntos Políticos de Fuerza Migrante y presidente de la Casa de Michoacán en Chicago, aseguró que el gobierno federal actual “le ha dado la espalda a los mexicanos en el exterior”. Desde 2018, cuando hizo campaña en Estados Unidos, hasta ahora, López Obrador “sólo se la pasa hablando bonito, pero haciendo nada”, recalcó.

Dijo que, a pesar de que hubo una serie de peticiones para que mantuvieran programas de apoyo a mexicanos en el exterior y sus comunidades de origen en México, a la hora de diseñar y aprobar el presupuesto para 2022, sólo hubo una negativa rotunda.

Es un gobierno que sólo es “puro taco de lengua; habla mucho y hace poco”, recriminó.

El migrante michoacano reclamó al jefe del ejecutivo federal que los llame héroes vivientes, cuando no los apoya.

Eso acaba de ser demostrado una vez más cuando Morena y sus aliados en el Congreso de la Unión, acaban de aprobar el presupuesto para 2022 y sólo contemplaron un monto “raquítico” para acciones de apoyo a los migrantes, insistió.

En ese sentido, destacó que a donde más recursos se destinan es a los servicios consulares, pero cada trámite se los cobra.

“Había un programa para ayudar a los deportados y lo quitaron; había un programa para ayudar a nuestras comunidades y lo quitaron. No hay programas de educación, arte o cultura para los hijos de los migrantes en Estados Unidos. No hay nada para esas generaciones”, recalcó.

El dirigente subrayó que se tiene calculado que, al cierre de este año, los migrantes enviarán a México alrededor de 50,000 millones de dólares en remesas, de los cuales 16% se convertirán en impuestos vía el consumo.

A pesar de ello, no hay voluntad política de asignar recursos a quien lo suda en Estados Unidos, abundó.

AMLO no debe presumir remesas

Por su parte Carlos Arango, dirigente del Frente Nacional de Inmigrantes, consideró que el trato que quiere dar el gobierno mexicano a las comunidades de migrantes en el extranjero quedó evidenciado durante la discusión del presupuesto, donde los partidos de la llamada Cuarta Transformación no admitieron las reservas planteadas por diputados migrantes con el fin de dotar de recursos a programas en favor de ellos y de sus familias en México.

Los diputados se dijeron de todo, pero no se escucharon, aun cuando había propuestas concretas como buscar la manera de restaurar el programa 3x1, el cual fue eliminado con el argumento de que había mucha corrupción, añadió.

En su opinión, esfuerzos como ese pudieron haberse mejorado y eliminar la corrupción, si en su caso había, pero seguir manteniendo los beneficios que generaba para las comunidades de donde son originarios los migrantes dispuestos a apoyar.

Dijo que tampoco se destinaron recursos para reforzar los consulados de México en Estados Unidos, a pesar de que el presidente López Obrador se comprometió a ello cuando estuvo a campaña, cuando incluso dijo que haría de esas representaciones verdaderas procuradurías en defensa de los migrantes.

“Fue un sueño guajiro, porque no ha pasado nada de eso; al contrario, les ha reducido el presupuesto”, recalcó.

El dirigente afirmó que la atención en los consulados, aparte de ser grosera, es limitada, pues están rebasados por la realidad.

El problema, abundó, es que muchos de los migrantes necesitan tramitar sus documentos en las representaciones consulares, pero esto ha sido particularmente difícil durante el periodo de la pandemia, ya que los consulados permanecieron cerrados para ello casi un año.

Arango indicó que es necesario que se invierta para la defensa de migrantes, lo cual se puede hacer, sobre todo cuando el propio gobierno mexicano dice que este sector de la población son héroes por la cantidad de remesas que envían a sus comunidades y durante este periodo de pandemia ha sido muy importante para mantener el consumo en México.

“Los mexicanos mandan dinero a sus comunidades porque tienen un compromiso con sus familias, por la inseguridad que enfrentan en los lugares donde trabajan y porque siempre buscan tener un colchón en caso de ser deportados. Yo no sé por qué lo presume tanto el presidente, eso no tiene nada que ver con su gestión. Él no hace nada para que esos recursos lleguen a México”, dijo.

No esperamos nada del presidente: Erasmo Salgado

A su vez Erasmo Salgado líder de Clubes Unidos Guerrerenses del Medio Oeste de Estados Unidos, manifestó que a la hora de diseñarse el presupuesto y luego al aprobarse en el Congreso, la llamada cuarta transformación “pateó” las propuestas que hicieron llegar las organizaciones de migrantes, particularmente las radicadas en Estados Unidos.

Dijo que los mexicanos en esa nación no esperan nada del presidente López Obrador, porque lo único que hace es demagogia, además de que está totalmente alejado de la realidad.

Llamó la atención en que los programas exitosos que habían sido impulsados por los migrantes fueron desaparecidos por el gobierno actual, incluido el que se tenía para la repatriación de cuerpos de mexicanos.

Dijo que, si bien las aportaciones que se hacían a los familiares en esos casos no eran suficientes para realizar la repatriación, significaba una ayuda importante para poder regresar a sus comunidades a los mexicanos que morían en Estados Unidos y sus deudos no contaban con los recursos para realizar esos traslados.

Informó que actualmente cuesta entre 5,000 y 6,000 dólares el traslado de un cuerpo desde Estados Unidos a México.

Comentó que los gobiernos estatales surgidos de Morena hacen lo mismo. En Guerrero, durante la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores, había un programa mediante el cual, cuando un migrante guerrerense moría en Estados Unidos, el gobierno del estado recogía el cuerpo en el aeropuerto de México y lo llevaba gratuitamente hasta su lugar de origen, pero con la llegada del gobierno actual se eliminó.

No somos de ningún partido político, pero nos estamos dando cuenta que no hay nada para nosotros. Esta administración del gobierno federal no es reciproca con los migrantes.

No aceptaron ninguna propuesta para el presupuesto, recrimina Yolanda Martínez

A su vez, la diputada federal migrante, Elvia Yolanda Martínez Cosío, explicó que en la discusión del presupuesto para 2022 en el Congreso, hizo varias propuestas para atender las necesidades de los migrantes, pero fueron desechadas.

La legisladora de la bancada de Movimiento Ciudadano recordó que Morena señaló que se incrementó el presupuesto para el Ramo 05, de Relaciones Exteriores, lo cual es cierto, “pero se aumentaron las bolsas de manera tramposa, que son utilizadas de manera discrecional por el gobierno federal”.

Lo que aprobaron se dirigirá a la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que no es malo, “pero no a nuestros migrantes”.

Expuso que una de las reservas que ella presentó fue para incrementar 105 millones de pesos al Programa Atención, Protección y Servicios de Asistencias Consulares, la cual fue rechazada.

Nuestros mexicanos migrantes requieren asistencia consular, asesoría, protección, sus pasaportes, sus documentos de identidad y los servicios consulares están rebasados porque no hay presupuesto, no tienen personal, abundó.

También propuso y le fue rechazada la propuesta de incrementar 75 millones de pesos al Programa de Atención a Migrantes, concretamente a grupos vulnerables, como los niños no acompañados.

Asimismo, le fue rechazada su propuesta de crear el Fondo para Repatriación Digna, con 60 millones de pesos, a fin de facilitar el correcto y digno retorno de mexicanos que hayan perdido la vida fuera del país.

Incluso propuso asignar 200 millones de pesos para crear el fondo de apoyo social para los extrabajadores que hayan prestado sus servicios, o sea, exbraceros.

Recordó que México ha desacatado la resolución judicial que determina que a cada bracero se le adeuda un millón 96,000 pesos y demandó al presidente López Obrador, cumpla su promesa de campaña de resolver el adeudo histórico con ese sector de la población que tienen más de 70 años y está vigente.

La legisladora también propuso destinar 300 millones de pesos para crear el Programa conversión migrante o 3x1, para realizar proyectos para el desarrollo de las comunidades de origen de los migrantes y tampoco fue aceptada.

diego.badillo@eleconomista.mx