México tiene la mitad de los policías preventivos estatales de los que como mínimo debería tener de acuerdo con un diagnóstico de la Secretaría de Gobernación (Segob), el cual exhibe que hacen falta casi 116,000 para alcanzar los estándares nacionales e internacionales.

La Segob, a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, publicó el “Diagnóstico Nacional del Modelo Óptimo de la Función Policial”, con fecha de corte al 31 de octubre y en el cual se precisa que el estándar mínimo del estado de la fuerza (referido como el número de elementos operativos en activo con los que cuenta la policía preventiva estatal, en relación con su población), es de 1.8 policías por cada 1,000 habitantes.

A nivel nacional, el estado de la fuerza de las policías estatales preventivas es de 128,922 elementos que dan una cobertura de 1.1 por cada 1,000 habitantes. De éstos, 127, 379 han sido evaluados y 8,921, es decir 6.9%,  cuentan con resultado no aprobatorio en la evaluación de control de confianza para ejercer la función de seguridad pública.

Al restar los no aprobados, el estado de fuerza real operativo es de 120,001 lo que da 0.8 policías por cada 1,000 habitantes. La Segob apunta por tanto, que las entidades federativas requieren formar a 115,943 nuevos elementos para alcanzar el estándar mínimo, que en términos numéricos serían 235,944 policías.

Al desglosar por entidad federativa, se aprecia que Baja California Norte es la entidad con la cifra más baja del estado de la fuerza al presentar una tasa de 0.3 policías por cada 1,000 habitantes. Es seguido por Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, y Sonora, que presentan una proporción de 0.4 elementos por cada 1,000 personas.

En el polo opuesto se ubica la Ciudad de México, donde existen 4.2 policías por cada 1,000 habitantes. En tanto, Tabasco cumple con el estándar mínimo de 1.8 por cada 1,000 individuos.

CONFIANZA Y CAPACITACIÓN

En el Diagnóstico se señala que han sido evaluados en control de confianza 127,379 policías (98.8%), de los cuales 8,921 (6.9%) no aprobaron.

Al revisar las estadísticas por entidad federativa se aprecia que en Sinaloa de los elementos valorados ha reprobado 40 por ciento. En Nayarit, 30.2% no presentó resultados satisfactorios y en Baja California Sur, 30.1% no aprobó.

En la evaluación de la Segob se exhibe que para egresar a los 115,943 nuevos elementos que se requieren para completar el estado de fuerza idóneo, serían necesarios 4.7 años con las capacidades actuales.

Ello, debido a que únicamente seis de las 39 Academias e Institutos de Formación Policial cumplen con los 12 rubros requeridos de equipamiento e infraestructura y se encuentran en Baja California, Chihuahua, Hidalgo, Estado de México, Puebla y Sonora.

En 20 estados no hay academias o institutos de formación policial que cuenten con sala de juicios orales, éstos son: Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro; Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.

De acuerdo con el diagnóstico, los integrantes de las instituciones de seguridad pública deberán operar conforme a los protocolos mínimos que les permitan desempeñarse de manera adecuada en sus funciones. En este sentido, de las 32 entidades federativas seis operan conforme a los seis protocolos mínimos (Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Colima, Guerrero y Michoacán).

CONDICIONES LABORALES

En relación a las condiciones laborales de los policías, la Segob expone que “los gobiernos estatales deben hacer un esfuerzo por otorgar a sus elementos policiales preventivos en activo las mejoras y/o prestaciones laborales mínimas para otorgar estabilidad, seguridad e igualdad de oportunidades”.

Ello frente a que únicamente 10 entidades federativas cuentan con sueldos por arriba del promedio nacional de referencia de salario el cual es de 9,933 pesos y  ninguna otorga seis prestaciones básicas al 100% de sus elementos.

Las prestaciones laborales mínimas contempladas por la Secretaría son: homologación al salario promedio nacional, acceso a créditos para vivienda, seguro de vida, servicio médico, fondo de ahorro para el retiro, acceso a apoyos para familias de policías caídos en cumplimiento del deber y becas escolares para hijos de policías.