Los hogares mexicanos tuvieron que costear casi 300,000 millones de pesos a consecuencia de los actos de inseguridad y delincuencia en 2017, equivalentes 1.65% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Del gasto realizado, 68% se destinó a subsanar las pérdidas económicas, 30% a gastos en medidas de prevención y 2% a gastos médicos por enfermedades causadas por el acto delictivo del que fueron víctimas.

En el 2017 se estiman 25.4 millones de mexicanos (20% del total de habitantes) que fueron víctimas de algún delito como robo en casa, asalto en el transporte público o en la calle, robo parcial o total de vehículo, fraude, extorsión, lesiones, amenazas, secuestros y acoso o violencia sexual, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) realizada por el Inegi. 

Durante 2017 se estimó un total de 33.6 delitos, que reflejaron que algunas personas fueron víctimas de más de un delito durante el año. El más común a escala nacional fue el robo o asalto en calles o transporte público, seguido de las extorsiones y los robos totales o parciales de automóviles o motocicletas.

La inseguridad se incrementó 3.3% de 2016 al 2017. La tasa de víctimas alcanzó un mayor nivel de 29,746 por cada 100,000 habitantes, esta razón incrementa de manera significativa dependiendo la entidad federativa en la que se reside. 

El territorio que registró la tasa más alta de víctimas en el 2017 fue el Estado de México, con 46,648 por cada 100,000. Esto quiere decir que por lo menos la mitad de sus habitantes fueron afectados por la violencia y la inseguridad. 

La Ciudad de México es la segunda entidad con más víctimas, la tasa es de 43,069 por cada 100,000. Baja California ocupa la tercera posición con una tasa de 36,578 por cada 100,000 habitantes. 

Los robos y fraudes a los hombres, la violencia sexual a las mujeres

El género masculino es la víctima más común de los delitos de robo de cualquier tipo, fraudes y lesiones físicas. Pero las mujeres son el blanco de los delitos sexuales y la diferencia de género es mucho más significativa en ese rubro que en los otros. En delitos como la extorsión y las amenazas verbales la distribución de víctimas es igualitaria.

El total de robos o asaltos en vías o transporte público durante el 2017 ascendió a 22,370. De cada 10 víctimas de este delito 6 fueron hombres y 4 fueron mujeres. Se estiman 10,765 fraudes bancarios y al consumidor de los cuales también fueron víctimas 6 hombres por cada 4 mujeres. Se presentaron 2,391 denuncias por lesiones físicas, de cada 10 casos de estos 6 afectaron a hombres y 6 a mujeres. 

Los delitos que afectaron por igual a hombres y mujeres fueron los de extorsión y amenazas verbales, en los cuales hubo 5 víctimas mujeres por cada 5 víctimas hombres. El número de estos actos delictivos ascendió a 15,476 y a 6,667, respectivamente. 

El género repercute mucho más cuando se trata de delitos sexuales y secuestros. Las cifras indican que las mujeres son mayormente vulnerables que los hombres a ser víctimas de este tipo de delitos. 

Se estimaron 3,270 delitos relacionados con la violencia sexual y la privación de la libertad, de los cuales el 86% afectó a mujeres. Lo que significa que de cada 10 víctimas de violencia sexual o secuestros 9 son mujeres y sólo 1 es hombre.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del Inegi presenta datos recabados directamente en los hogares mexicanos.

9 de cada 10 delitos no se denuncian y la mitad de las denuncias no resuelve nada

Los delitos que no se denuncian, también considerados como la cifra negra, representaron 93.2% del total. Esto significa que al menos 9 de cada 10 habitantes que afirmaron al Inegi haber sido víctimas de un delito no lo denunciaron. La razón principal fue la poca confianza en las autoridades. 

Los delitos relacionados con la violencia sexual y las extorsiones son los delitos que menos se denuncian, de 100 casos sólo 2 víctimas acuden al Ministerio Público a realizar el trámite pertinente. Para los delitos de fraude al consumidor o fraude bancario y robos parciales de vehículo la razón de denuncia es de 5 por cada 100. Mientras que de las víctimas de secuestros o asaltos en la vía o el transporte público sólo se registran 6 denuncias por cada 100 delitos. 

1 de cada 10 víctimas de delitos como agresiones verbales, lesiones físicas o robos en casa habitación sí denuncia a las autoridades. El delito que los mexicanos denuncian con mayor frecuencia es el robo total de automóviles o motocicletas, al menos 7 por cada 10 casos de estos están registrados ante el Ministerio Público. 

Los mexicanos aseguran que optan por no denunciar porque de cualquier modo su situación no se resolverá. El 34.2% de los habitantes considera que la denuncia es una pérdida de tiempo, el 15.6% porque desconfía de sus autoridades, el 7.7% porque son trámites largos y difíciles, el 4.7% porque las autoridades los tratan de manera hostil y 1.4% tiene miedo a denunciar por amenaza o extorsión. 

Pero del total de denuncias registradas por las víctimas al menos el 55.9% concluyó sin resolución alguna y el 21.3% continúa en trámites. Sólo el 7.9% de las víctimas recuperaron sus bienes, únicamente el 4.2% logró poner al delincuente a disposición de un juez, el 2.9% de los afectados tuvieron reparación del daño que les generaron y en 2.2% de los casos de otorgó el perdón.

[email protected]