Colegas del periodista asesinado hace casi un año, el reportero sinaloense Javier Valdez, y organizaciones internacionales de prensa reconocieron la primera detención de un sospechoso del homicidio, pero urgieron a las autoridades a llegar hasta los autores intelectuales para que el caso no quede impune.

Este martes, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, informó la detención de Heriberto “N”, alias el Koala, de 26 años, identificado como presunto responsable del homicidio de Valdez Cárdenas, acontecido el 15 de mayo del 2017 en Culiacán, Sinaloa, muy cerca del semanario Ríodoce, donde laboraba.

Al imputado se le detuvo en Tijuana, Baja California. El comisionado Renato Sales explicó que es señalado como uno de los coautores materiales de este homicidio, a quien se le vincula con un grupo delictivo (el Cártel de Sinaloa), dedicado al trasiego de drogas que opera en la zona.

“Se presume que el homicidio de Javier Valdez Cárdenas, corresponsal del diario La Jornada y fundador del semanario Ríodoce, se encuentra vinculado a los diversos trabajos de investigación periodística en los que cubría asuntos como el narcotráfico y delincuencia organizada”, admitió Sales Heredia.

las organizaciones

“Urgimos a las autoridades mexicanas a identificar a todos los responsables del asesinato, incluido su autor intelectual”, lanzó el Comité para la Protección de Periodistas en un comunicado.

“Demasiado a menudo, las investigaciones se paralizan después de que son detenidos sospechosos de bajo perfil, lo que hace que la impunidad crezca”, señaló su representante en México, Jan-Albert Hootsen. Reporteros sin Fronteras se pronunció en la misma línea.

En la sede del semanario la noticia se recibió con “cierto optimismo”, según dijo su director, Ismael Bojórquez, pero también con “escepticismo”. A su juicio, las autoridades “están en el camino correcto”, pero “llegar a los autores intelectuales será cuestión de voluntad”, aseguró.

Bojórquez no ocultó que con la detención aumentan los riesgos de que pueda haber una reacción por parte del crimen organizado, puesto que vincula el crimen a la lucha que existe en el seno del Cártel de Sinaloa.

Aún falta establecer si Heriberto “N” fue el único partícipe en el crimen, debido a que existen versiones de que participaron tres personas, que intentaron simular un delito de robo de vehículo, para no establecer una línea sobre trabajos de investigación de narcotráfico.

El detenido fue puesto a disposición de un juzgado federal de Sinaloa, donde existen órdenes de aprehensión en su contra, por tanto la Procuraduría General de la República, que participa con la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, debe esperar el fallo del Juez.

En tanto, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, calificó de positiva la detención de uno de los autores materiales del homicidio del periodista, aunque urgió a realizar una investigación más profunda para detener al resto de los responsables.