Las mesas receptoras de la consulta popular para definir si se emprende un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos comenzaron a abrir las 8:00 horas de este domingo.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, encabezó la mañana de este 1 de agosto una ceremonia de honores patrios en las instalaciones de ese instituto con el que se oficializó la apertura de alrededor de 57,000 urnas instaladas en el país

"Pese a todo, a pesar de las noticias falsas que han circulado la consulta popular se organizó y se promovió exitosamente y hoy estamos listos para una jornada cívica ejemplar", dijo Lorenzo Córdova durante la sesión extraordinaria que realiza esta mañana el Consejo General del INE.

La consulta, primera a nivel federal, es impulsada por el presidente López Obrador, y su partido, Morena. Para ser vinculante deben votar al menos 37.4 millones de personas (40% del padrón electoral).

La pregunta que aparecerá en las papeletas, será: "¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas? A la cual los ciudadanos deberán responder seleccionando una de las dos opciones que se les dará: Sí o No".

Las personas que deseen participar deben acudir a las casillas con su credencial para votar con fotografía. 

El referéndum, cuyos resultados se conocerán de 48 a 72 horas después de la votación, que concluirá a las 18:00 horas, apunta hacia Carlos Salinas (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

En México los exmandatarios pueden ser juzgados como cualquier ciudadano, pues pierden el fuero al dejar el poder.

Sin embargo, López Obrador argumenta que la consulta es necesaria porque contribuirá a la aplicación de justicia y fortalecerá la democracia participativa.

López Obrador impulsó una reforma que permite someter a los presidentes a un referendo revocatorio cuando cumplan la mitad del mandato de seis años. El gobernante, con una popularidad de 57% según la encuestadora Mitofsky, lo hará voluntariamente en 2022.

De acuerdo a encuestas, el proceso generaba poco interés entre la ciudadanía y el sí ganaría por amplio margen.

"Se volvió ideológica la consulta", opinó Roy Campos, de la encuestadora Consulta Mitofsky. "Los simpatizantes del presidente son los que quieren ir a votar y votar por el sí".

Campos aseveró que el resultado de la consulta podría llevar a crear una comisión de la verdad más que a acciones legales. Otros analistas ven fines meramente políticos, como movilizar a la base electoral de cara al plebiscito sobre la continuidad del mandato presidencial, pautado para marzo del próximo año.

Con información de Reuters y AFP.

kg