El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, dijo que ese órgano es un árbitro neutral e imparcial del actual proceso electoral, por lo que “no tiene sustento hablar de fraude o de prácticas que formaron parte de una picaresca política afortunadamente superada, como el ratón loco, los padrones rasurados o los muertos que votaban”.   

Mediante un videomensaje con motivo de la impresión del material electoral en Talleres Gráficos de México, Córdova Vianello dijo que “el INE como organizador de los comicios y árbitro neutral e imparcial de la contienda política seguirá garantizando la calidad técnica de estos procedimientos, la transparencia, la equidad y la imparcialidad en el proceso electoral, lo que pasa también por la aplicación estricta y puntual de la ley a quien la viole”.

El consejero presidente del INE afirmó que elementos como la boleta electoral, la lista nominal, el padrón electoral, las urnas transparentes, la credencial para votar con fotografía, la tinta indeleble y el complejo sistema de capacitación electoral, permiten palpable y fehacientemente decir “que hoy en México no tiene sustento hablar de fraude o de prácticas que formaron parte de una picaresca política afortunadamente superada ya hace mucho tiempo, con figuras tales como el ratón loco, los padrones rasurados o los muertos que votaban”.

Argumentó que uno de los procedimientos que ha permitido inhibir la desconfianza en las elecciones es la precisión y calidad con las que Talles Gráficos produce el material electoral, además del resguardo del mismo por parte de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Indicó que a 55 días de la jornada comicial en Talleres Gráficos de México se imprimen 101.6 millones de boletas electorales; 166,000 ejemplares de carteles, guías de apoyo para mesas directivas, etiquetas para recuento de votación y más de 1 millón de documentos con papel auto copiante para producir un acta original y sus respectivas copias.

“La boleta en la que millones de personas manifestamos nuestra voluntad para elegir libremente a nuestras autoridades y representantes es una evidencia física de la evolución y perfeccionamiento que ha alcanzo nuestro sistema democrático, junto con muchos de otros elementos técnicos y materiales que integran la cadena de confianza de los comicios, como el padrón electoral, la lista nominal, las urnas transparentes, la credencial para votar con fotografía, la tinta indeleble y el complejo sistema de capacitación electoral. La boleta es una muestra fehaciente y palpable de que hoy en México no tiene sustento hablar de fraude o de prácticas que formaron parte de una picaresca política afortunadamente superada ya hace mucho tiempo, con figuras tales como el ratón loco, los padrones rasurados o los muertos que votaban”, expresó Lorenzo Córdova.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg