Del 2006 al 29 de febrero del 2016 se registraron 922 muertes de elementos de la Policía Federal; entre las causas más frecuentes de la defunción de elementos están el homicidio.

Para el 2006 se registraron en total 39 fallecimientos de policías federales, de los cuales 18 fueron por homicidio, a partir de este año la tendencia fue hacia el alza hasta el año 2011.

En el 2007 se registraron 23 homicidios de un total de 43 defunciones. Un año después, en el 2008, la cifra de decesos de elementos de la fuerza pública se disparó al registrar 98 muertes, más del doble con respecto al año anterior. De estas muertes, 64 fueron homicidios, lo que significó 65% del total de las defunciones de ese año.

En el 2009 se registraron 66 homicidios de un total de 116 defunciones. En el 2010, fueron 109 homicidios, 64% de un total de 170 decesos, mientras que en el 2011 se registraron 77 homicidios (69.3%) de un total de 111 defunciones.

En el 2012, el total de fallecimientos disminuyó, así como la cantidad de homicidios, al registrarse 52 de un total de 100 muertes.

A partir del 2013, el primer año de la actual administración federal, el informe de defunciones de elementos de la Policía Federal, emitido por la Comisión Nacional de Seguridad, especifico aún más las razones de las muertes de los elementos federales.

Para ese año se registraron 84 defunciones en total, de ellas 30 fueron a causa de proyectiles de armas de fuego, a su vez que 10 fueron por traumatismo craneal, en tanto que se registró una muerte por ahorcamiento.

En el 2014 se registraron 80 muertes, ocho por armas de fuego, cuatro por traumatismo craneal, dos por asfixia; una de ellas por estrangulación, además de cuatro homicidios. Entre otras causas de muerte entre los elementos se encuentran la sepsis severa e infección de tejidos blandos.

Un año después, se monitorearon un total de 69 muertes, de las cuales 23 fueron por proyectil de arma de fuego y tres por traumatismo craneal, entre las principales causas. Para el 2016, entre enero y el 28 de febrero, los registros arrojan un total de 12 muertes, una de ellas por arma de fuego.

De acuerdo con el programa anual de Disposición Final de Bienes Inmuebles de la Policía Federal emitido por la Secretaría de Gobernación, para el año pasado se presupuesto la destrucción 6,740 piezas de chalecos antibalas caducos, placas balísticas caducas, vestuario y equipo

En general, los rangos en los que se observa mayor número de defunciones son policía tercero y segundo, además de que entre las entidades donde fenecieron mayor número de elementos están la CDMX, Michoacán, el Edomex, Veracruz y Sinaloa.