La activista mexicana América del Valle, prófuga desde 2006 y acusada del secuestro de 11 policías que reprimían una protesta en una zona vecina a la capital mexicana, pidió este miércoles asilo político a Venezuela, informó la embajada venezolana en México.

" Decidí pedir asilo porque han sido cuatro años de persecución política incesante y feroz", dijo Del Valle a periodistas apostados en las afueras de la embajada venezolana.

Del Valle aseguró que su caso, y el de otros 12 detenidos por los mismos cargos, es utilizado para condenar la protesta social. "Es una forma de advertir a los que se decidan a luchar, a qué se atienen si persisten en su intento", señaló.

Un portavoz de la representación venezolana dijo a la AFP que "la embajada evalúa la solicitud de asilo político", presentada por la activista, cuyo padre Ignacio del Valle, uno de los líderes de la comunidad de Atenco en el Estado de México (centro), fue condenado a 112 años de prisión.

La mujer tiene una orden de detención por el delito de "secuestro equiparado", similar a la que llevó a la condena de su padre, por la retención de 11 policías que en mayo de 2006 ingresaron a San Salvador Atenco para reprimir a manifestantes que habían bloqueado una carretera.

Las protestas en Atenco, un poblado formado por campesinos emigrados a la ciudad, llevaron en 2002 a suspender en 2002 la construcción de un nuevo aeropuerto para la capital mexicana dentro del territorio de esa comunidad.

En febrero, once premios Nobel de la Paz -entre ellos Desmond Tutu de Sudáfrica, Adolfo Pérez Esquivel de Argentina y Rigoberta Menchú de Guatemala- pidieron que se libere a los 12 condenados de Atenco, subrayando su carácter de "presos políticos".

apr