La secretaria de Seguridad federal, Rosa Icela Rodríguez, aseguró que en las dos anteriores administraciones federales, la Policía Federal, la Secretaría de Gobernación, el Cisen y el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, utilizaron malware Pegasus para presuntamente espiar a periodistas, políticos, luchadores sociales, empresarios, defensores de derechos, de servidores públicos, legisladores.

Rosa Icela Rodríguez dijo que la actual administración federal encontró 31 contratos firmados por estas entidades, otorgados a diversas empresas. Aseveró que esta información ya se entregó a la Fiscalía General de la República (FGR), quien inició una carpeta de investigaciones por posible práctica ilegal de espionaje.

Apuntó que el monto de dichos contratos para utilizar el programa israelí Pegasus, ascendieron a 61.3 millones de dólares (1,970 millones de pesos).

“Estos 31 contratos involucran al gobierno de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, bajo cuya protección operaba, en el caso de Felipe Calderón, el exsecretario de seguridad Genaro García Luna, actualmente preso en un penal en Nueva York, y reconocido por sus prácticas de espionaje. En el caso de Enrique Peña Nieto mantuvo esta actividad ilegal durante todo su sexenio”, expuso.

Detalló que en los archivos de la extinta Policía Federal se encontraron 16 contratos suscritos con las empresas KBH y Comercializadora de Soluciones Integrales Mecale; mientras que en la Secretaría de Gobernación se localizaron dos contratos con las empresas Proyectos Semilla y Artículos Textiles, Equipos y Accesorios MV.

Añadió que en el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, que tiene a su cargo los penales federales, se encontraron siete contratos realizados con cuatro empresas: Comercializadora Antzúa, Artículos Textiles, BCD, y BCD London, ligadas a NCO Group.

Finalmente, indicó que en el Servicio de Protección Federal se hallaron dos contratos con la empresa Artículos Textiles, Equipos y Accesorios MV.

jorge.monroy@eleconomista.mx