Ciudad Juárez, Chih. Tras encabezar y finalizar aquí la Caravana del Consuelo por la Paz con Justicia y Dignidad con la firma de un acuerdo, donde advierte al gobierno una resistencia civil en caso de no cumplir las demandas de seguridad, el poeta Javier Sicilia perfila un cónclave para dirimir las diferencias entre los grupos radicales y moderados de su movimiento y, después, abrir el diálogo con el gobierno federal, los gobernadores y el Congreso.

Javier Sicilia, al concluir el sábado la llamada caravana del consuelo y no descartar una segunda próximamente hacia el sur del país, aseguró que con su movimiento busca demostrarle a los señores de la muerte que México está de pie, que es democrático y que está luchando por alzarse en medio de tanto dolor .

EL EQUIPO DE SICILIA

Para buscar el consuelo de las víctimas del crimen, el poeta y escritor se rodeó de un equipo de académicos, activistas sociales, víctimas de secuestros, ejecuciones y desapariciones, artistas y hasta religiosos.

La revelación de la caravana como orador fue Julián Le Barón, activista social desde que el crimen organizado asesinó a su hermano Benjamín. En los nueve mitines en igual número de estados la semana pasada fue ovacionado. Su carisma y particular tono chihuahuense al hablar fueron causa para que las mujeres hasta crearan un grupo de fans.

Emilio Álvarez Icaza, exdefensor de los derechos humanos en el DF, funge como enlace del movimiento con la Secretaría de Gobernación, que dirige Francisco Blake, y coordinó la seguridad de la caravana con la Secretaría de Seguridad Pública Federal, de Genaro García Luna. También coordinó los trabajos de elaboración del pacto ciudadano.

En los mitines, a Javier Sicilia también lo acompañaron gente como el obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera; los activistas de derechos humanos Miguel Concha y Óscar Enríquez, y Gonzalo Ituarte, exvicario de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas en tiempos de Samuel Ruiz.

Como relatores del Pacto Nacional con Justicia y Dignidad, firmado el sábado, colaboran Clara Jusidman, presidenta de Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, y Miguel Álvarez Gándara, quien fungió como Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Intermediación en los diálogos con los zapatistas de San Andrés Larráinzar, Chiapas, entonces presidida por Samuel Ruiz García.

Como enlace del movimiento con los medios y periodistas, Mauricio Patrón se encargó de conducir los trabajos durante la caravana que recorrió Morelos, DF, Morelia, San Luis Potosí, Zacatecas, Durango, Monterrey, Coahuila y Chihuahua. Pietro Ameglio Patella, catedrático de la UNAM, fue encargado de recolectar información y casos de víctimas del crimen.

VAN A LA RESISTENCIA

Como lo adelantó este diario el viernes pasado, el pacto firmado el sábado en esta ciudad tiene como objetivo hacer un llamado al Estado mexicano a responder con justicia a los familiares de las víctimas del crimen organizado; terminar con la escalada de violencia, cambiar la estrategia anticrimen del gobierno federal e iniciar el regreso del Ejército a los cuarteles.

En esta ciudad, la más peligrosa del mundo, donde cada día se cometen ejecuciones, secuestros o levantones, Javier Sicilia dijo que los plazos para exigir el cumplimiento de esas demandas serán planteados en reuniones posteriores con las autoridades gubernamentales.

[email protected]