El Movimiento Progresista (PRD, PT y MC) entregó desde octubre a la Unidad de Fiscalización del IFE un informe con facturas y documentación de su gasto de campaña, en el que por sí mismo admitió un rebase inicial por más de 34 millones de pesos.

El Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) ordenó a todas las coaliciones y partidos presentar en octubre pasado un informe de gastos de campaña.

En su informe, el Movimiento Progresista proporcionó documentación y facturas, que de acuerdo con la Unidad de Fiscalización del IFE sumaban 370 millones 543,083 pesos, es decir, 34 millones 430,999 pesos más del límite fijado por la autoridad electoral.

En el reporte que ayer emitió, la Unidad de Fiscalización IFE refiere que en la carátula del informe que le presentó el Movimiento Progresista, éste dijo que la sumatoria de su facturas era de 286 millones 232,327 pesos, pero al hacer su propia cuenta dieron más de 370 millones de pesos.

No obstante que en la carátula del informe de gastos de campaña presentada por la coalición Movimiento Progresista indicaba que el gasto total era de 286 millones 232,327.29 pesos, la suma de las balanzas y de la documentación probatoria da un total de 370 millones 543,083.36 pesos , reportó la Unidad de Fiscalización.

Aunado a esta situación, la Unidad de Fiscalización del IFE hizo un cotejo entre el informe con su propia investigación de campo y determinó que el gasto total de la campaña del PRD, PT y MC fue de 398 millones 878,726 pesos, lo que significó un rebase por 62 millones 766,642 pesos, por lo que se propondrá mañana a los consejeros electorales sancionar a esos partidos de izquierda con 129 millones 829,948 pesos.

jmonroy@eleconomista.mx