Mientras que la Fiscalía General de la República (FGR) anunció que esta semana judicializará expedientes de políticos denunciados por el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, la dependencia clasificó como información “confidencial o reservada” los exámenes médicos que practicó a ese exfuncionario tras ser extraditado desde España el pasado 17 de julio.

A su llegada ese día a México, Emilio Lozoya no fue llevado a un reclusorio, sino a un hospital privado luego de que un perito médico de la FGR le diagnosticó un cuadro de anemia, síndrome de Barrett y una complicación en el esófago. Sin embargo, autoridades en España dijeron que el exdirector de Pemex no presentó signos de ninguna enfermedad al salir de la cárcel Navalcarnero en Madrid, situación que causó dudas en nuestro país.

Desde un hospital de la Ciudad de México, el exdirectivo de Pemex compareció dos días consecutivos a través de videoconferencia ante el juez de control Juan Carlos Ramírez Benítez sobre el caso Odebrecht y la presunta compraventa irregular de la planta de fertilizantes Agro Nitrogenados.

Aunque en ambos casos el juez dictó su vinculación a proceso, la FGR no solicitó la prisión preventiva, por lo que el 1 de agosto, al ser dado de alta, Emilio Lozoya se dirigió a su domicilio particular en la Ciudad de México donde actualmente está a la espera de una nueva audiencia el 7 de marzo próximo.

Mediante la solicitud de información con folio 0001700803620, un ciudadano requirió a la FGR dar a conocer el expediente clínico y los resultados de los exámenes médicos practicados a Lozoya.

“Por cuanto hace al dictamen médico con que se cuenta, la unidad administrativa correspondiente precisó que el mismo obra en una carpeta de investigación que se encuentra en trámite, motivo por el cual se clasifica como reservada y confidencial, en términos de lo establecido en el artículo 110 fracciones X, XI y XII y 113 fracción I de la LFTAIP, en relación con el artículo 218 del Código Nacional de Procedimientos Penales”, respondió la FGR.

El solicitante también pidió a la FGR el acta de entrega que presentó el gobierno de España a México el día de la extradición de Emilio Lozoya, pero la Fiscalía respondió: “nos encontramos impedidos jurídicamente para proporcionar al solicitante la documental requerida, toda vez que contiene información sensible en materia de procuración de justicia por estar vinculada con las causas penales por las cuales el Gobierno mexicano requirió la extradición a las autoridades españolas”.

Con el propósito de solicitar a la FGR un criterio de oportunidad, Emilio Lozoya presentó el 11 de agosto de 2020 una denuncia penal de hechos en contra de Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda; los exsenadores Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez Servién; Jorge Luis Lavalle; David Penchyna; Ernesto Cordero; así como en contra de Ricardo Anaya Cortés , José Antonio Meade, entre otros, por los delitos de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, Enriquecimiento Ilícito, Delitos electorales, Cohecho y Asociación Delictuosa.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que si las pruebas que recaba son suficientes, esta semana judicializaría y pedirá acción penal contra dichos políticos por supuestamente recibir sobornos provenientes de la empresa Odebrech.

jorge.monroy@eleconomista.mx