La PGR informó que el empresario de origen chino, Zhenli Ye Gon, arribó a México y fue internado en el penal del Altiplano.

El subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), Salvador Sandoval Silva, informó de la entrega-recepción del empresario farmacéutico en momentos en que descendía del avión.

Zhenli Ye Gon llegó escoltado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal, adscritos a la Interpol-México para ser sometido a un examen médico y de ahí trasladarlo al Cefereso número 1 del Altiplano.

En un mensaje a medios, el funcionario precisó que Ye Gon enfrenta cargos de delincuencia organizada, delitos contra la salud, posesión de arma para uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por lo que fue puesto a disposición del Juzgado IV de Distrito de Procesos Penales Federales.

Sandoval Silva comentó que en el 2008, después que el empresario farmacéutico huyó del país tras haberle incautado 205 millones de dólares en efectivo, los cuales tenía guardados en un anaquel de su domicilio ubicado en las Lomas de Chapultepec, éste solicitó primero asilo político, al alegar que era un perseguido político del entonces gobierno, emanado del Partido Acción Nacional.

Dilató el procedimiento

En febrero del 2011, el Departamento de Justicia de Estados Unidos otorgó la extradición hacia México; sin embargo, la defensa de Zhenli Ye Go interpuso varios recursos de apelación, incluso ante la Suprema Corte estadounidense.

Dichos recursos fueron combatidos durante nueve años por la PGR a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Tras agotarse cualquier tipo de recursos, legal o jurídico, la extradición se concretó finalmente este martes.

Debido a esto, el empresario que antes de ser descubierta su actividad ilegal había adquirido la nacionalidad mexicana, fue entregado por elementos estadounidenses a personal de la Agencia de Investigación Criminal de Interpol-México, quienes lo trasladaron del aeropuerto Benito Juárez al Estado de México, para ser ingresado al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1.

Ahora será el juzgado mexiquense del Poder Judicial de la Federación el que determine su situación jurídica, tras que le sean leídos los cargos a los que será sometido en suelo mexicano, fijar los tiempos para decretar el auto de formal prisión, así como a qué tipo de proceso penal será sometido.