El avión, modelo Embraer, de Aeroméxico que se accidentó en el Aeropuerto Internacional Guadalupe Victoria, en Durango, tenía una antigüedad de 10 años (cuatro de ellos operando con la empresa) y tuvo su último programa de mantenimiento mayor en febrero pasado, aseguró el director de la aerolínea, Andrés Conesa.

A las 4 de la tarde, la aeronave con matrícula XA-GAL, del vuelo AM-2431, con destino hacia la Ciudad de México, tuvo el percance unos minutos después de haber despegado.

En breve conferencia de prensa este martes por la noche, destacó que ninguno de los 99 pasajeros (88 adultos, nueve menores y dos infantes) ni los cuatro integrantes de la tripulación resultaron con afectaciones mayores (salvo el piloto que estaba en el quirófano en ese momento sin que estuviera en riesgo su vida) y que se harán cargo de los gastos médicos relacionados.

Andrés Conesa no ofreció mayores detalles sobre el estado físico de los pasajeros a pesar de que se le preguntó en más de una ocasión.

Conesa estuvo acompañado por el presidente del Consejo de Administración de Aeroméxico, Javier Arrigunaga.

Sobre las posibles causas del accidente el directivo rechazó hacer algún comentario en ese momento porque eso sería “especular” y aseguró que en cuanto tenga mayor información la dará a conocer.

De acuerdo con los tiempos establecidos para investigar un accidente aéreo, las autoridades cuentan con 90 días para entregar los resultados preliminares y hasta un año para dar a conocer su veredicto final.

Por su parte el fabricante del avión, Embraer, dijo que ponía a disposición de las autoridades a una parte de su equipo técnico para colaborar en las tareas de investigación.

SCT asume la investigación

Luego del accidente, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió algunos comunicados para señalar que en atención al caso se integró la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes de Aviación, en la que participarán representantes de la Dirección General de Aviación Civil, los colegios profesionales de la industria, así como los representantes del fabricante Embraer.

En el documento, el titular de la dependencia, Gerardo Ruiz Esparza, afirmó “Hay que esperar el peritaje de las autoridades aeronáuticas para saber su versión sobre las condiciones que provocaron el percance”, refirió.