Con el reconocimiento de que la seguridad pública era una asignatura pendiente, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto prometió realizar cambios a la estrategia implementada por la administración del panista Felipe Calderón. Pasaría de una “guerra abierta” contra los cárteles de la droga a reforzar las labores de inteligencia.

Una de las primeras acciones del presidente fue enviar una iniciativa a la Cámara de Diputados para desaparecer la Secretaría de Seguridad Pública y que sus funciones fueran absorbidas por la Secretaría de Gobernación (Segob), cuyo titular era Miguel Ángel Osorio Chong.

Al ser aprobada la iniciativa, la Segob se hizo cargo de la rectoría del Sistema Nacional de Seguridad Pública; también la conducción de las políticas en materia de seguridad interior, prevención del delito y del sistema penitenciario; de desarrollar tareas de vigilancia fronteriza y de protección civil; de ejercer el mando sobre la Policía Federal y la auxiliar, y coordinar las políticas e instancias de información de seguridad nacional y criminal.

Además, en sus primeros días de gobierno dio a conocer los seis ejes de su estrategia de seguridad pública  y justicia para luchar en contra del crimen organizado y el narcotráfico, a los que definió como una auténtica política de Estado.

México en paz

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 y en el Programa Nacional de Seguridad Pública 2014-2018, el presidente Enrique Peña  propuso que para vivir en paz se implementarían acciones como:

  • Coordinar la estrategia nacional para reducir los índices de violencia.
  • Impulsar la creación de instrumentos jurídicos que fortalezcan el sustento legal a la actuación de las Fuerzas Armadas en actividades de defensa exterior y seguridad interior.
  • Reducir la incidencia de los delitos con mayor impacto en la población.
  • Reducir la incidencia de los delitos vinculados a la economía ilegal.
  • Fortalecer las capacidades de las instituciones policiales.
  • Reorganizar la Policía Federal hacia un esquema de proximidad y cercanía.
  • Establecer una coordinación efectiva entre instancias y órdenes de gobierno en materia de seguridad.
  • Generar información, comunicaciones oportunas y de calidad para mejorar la seguridad.
  • Orientar la planeación en seguridad hacia un enfoque de resultados, transparente y sujeto a la rendición de cuentas.
  • Promover en el Sistema Penitenciario Nacional la reinserción social efectiva.

Estrategia contra el crimen

En agosto del 2013 presentó su estrategia contra el crimen para lograr recuperar la paz en México:

  1. Prevención del delito (Para 2018 no asignó presupuesto)
  2. Justicia penal eficaz.
  3. Profesionalización y fortalecimiento de los cuerpos policiacos.
  4. Transformación del sistema penitenciario.
  5. Promoción y articulación de la participación ciudadana.
  6. Cooperación internacional.
  7. Información que sirva al ciudadano.
  8. Coordinación entre autoridades.
  9. Regionalización de la estrategia de seguridad.
  10. Fortalecimiento de la inteligencia.   

Plan de Seguridad

En noviembre de 2014, a dos meses de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero,  el presidente presentó un decálogo para mejorar la seguridad, justicia y el Estado de Derecho. Algunas de las acciones fueron:

  • Ley Contra la Infiltración del Crimen Organizado en las autoridades municipales para que el gobierno tome el control de la seguridad en los municipios, donde haya indicios de que la autoridad esté coludida con el crimen organizado.
  • Iniciativa para redefinir la competencia de cada autoridad en el combate al delito para que los diferentes órganos asuman su respectiva responsabilidad en la materia.
  • Creación obligatoria de policías únicas estatales que sean “más confiables, profesionales y eficaces”, las cuales sustituirían a “más de 1,800 policías municipales débiles”.
  • Establecimiento del número 911 como medio eficaz para solicitar auxilio ante emergencias.
  • Clave única de identidad que sería el número de identificación personal para cada ciudadano.
  • Operativo en Tierra Caliente. Se propuso un despliegue de fuerzas especiales en municipios de Michoacán y Guerrero.