El caso de soborno entre la empresa BizJet International Sales & Support Inc. y elementos del Estado Mayor Presidencial afecta la imagen de los guardias presidenciales porque expone que sus protocolos de seguridad no son tan infalibles, opinó Gustavo López Montiel, investigador del Tecnológico de Monterrey.

Consideró que con la red de sobornos que dio a conocer el Departamento de Justicia de Estados Unidos se mancha la imagen del Estado Mayor, la Presidencia de la República, así como los gobiernos de Sinaloa y Sonora; no obstante, el caso del Estado Mayor es más grave porque sus funciones son de mayor envergadura política .

El investigador y especialista en asuntos políticos refirió que las empresas calculan gastos para pagar a funcionarios a cambio de que se otorgue un contrato.

Hay una encuesta de Pricewaterhouse, una consultora internacional, donde se pregunta a los jefes de las empresas cuánto es lo que presupuestan en sus proyectos para asegurarlos. Esto en el espacio público y privado, porque también en el espacio privado hay recurrencia a pedir dinero a cambio de otorgar proyectos , indicó.

Argumentó que en México las empresas presupuestan en promedio 17% de sobrecosto con respecto a la cantidad inicial del proyecto, que se va a manos de funcionarios o empresarios que son sobornados.

En el mundo, el promedio es entre 19 y 20 por ciento. El país que más costos tiene en términos de corrupción es Rusia, donde los empresarios dicen presupuestar incluso 35% de sobrecosto , ejemplificó.

López Montiel consideró que se deben exponer públicamente los contratos asignados a BizJet entre el 2004 y el 2009 para conocer qué aspectos pudieron afectarse por la red de sobornos.

tania.ro[email protected]