Durante los tres primeros años del sexenio, se registraron 6,983 secuestros, lo que significó seis por día, reveló la presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, quien además reiteró que sigue operando la privación de la libertad desde los centros de reclusión.

En conferencia de prensa, Miranda de Wallace dijo que en los tres primeros años del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, los estados donde más secuestros se han cometido son el Estado de México, Tamaulipas, Guerrero, Morelos, Veracruz, Tabasco, Michoacán y el Distrito Federal. Mientras que los municipios con mayor incidencia de ese delito son Ecatepec, Acapulco, Cuernavaca, Nezahualcóyotl y Victoria.

Isabel Miranda detalló que en el 2015 se registraron 1,839 secuestros, con 2,312 víctimas y 2,150 presuntos responsables detenidos por la comisión de este delito, lo que significa que disminuyó en 23% la incidencia de secuestro respecto del 2014, aunque la tendencia mensual ha ido al alza desde el mes de agosto del 2015.

En la conferencia de prensa, Isabel Miranda presentó diversos testimonios con audio, para demostrar que desde las cárceles del país, los secuestradores operan la privación ilegal de la libertad, lo cual atribuyó principalmente a la ausencia de un inhibidor de señal de teléfonos, a la corrupción, y a la falta de personal capacitado y depurado.

Miranda de Wallace expuso que en diciembre del 2015 fueron denunciados 174 secuestros, con 218 víctimas, lo que representa un incremento de 3% en ambos rubros, respecto del mes de noviembre .

Detalló que según su revisión a los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el DF y Tabasco repuntó el delito en comparación con el mes pasado, ya que en la capital del país se incrementó cinco eventos y en Tabasco, cuatro eventos.

Respecto de la operación de delincuentes dentro de los penales, especialmente en los estatales, Miranda de Wallace expuso el caso de Antonio Sánchez Salgado y/o ingeniero Francisco de la Mora y/o doctor Sosa, quien desde el interior de penales del Estado de México negoció más de 30 secuestros. También presentó el caso de Julián Rivera Marín y/o Adolfo Popoca Rojas alias Popoca, quien se encontraba interno en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, desde donde negociaba con los familiares de las víctimas en al menos 26 secuestros.