Los consejeros del INE celebraron que las diferencias en materia electoral se resuelvan por la vía institucional, en referencia a la impugnación interpuesta por Morena ante el Tribunal Electoral Federal por la multa de 197 millones de pesos, derivada del fideicomiso que se creó en favor de los damnificados de los sismos de septiembre pasado, el cual no reportó.

Lorenzo Córdova, presidente del INE, defendió que la multa fue apegada a derecho, al tiempo que indicó que será el Tribunal Electoral el que tenga la última palabra, lo cual se acatará.

Asimismo, Córdova negó que en la aplicación de la multa, por la cual votaron a favor 10 de los 11 integrantes del INE, estén ocultos fines políticos como se ha denunciado por el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador y miembros de su partido o que se haya jugado “con los tiempos de la investigación para beneficiar electoralmente a Morena como indicó el partido denunciante”, es decir, el PRI.

Por último, el consejero dijo que el INE está abierto al diálogo a través de las vías legales y la discusión de ideas con todas las fuerzas políticas y en especial con aquellas que “han recibido el mandato” de gobernar.

Hay procedimientos para renuncia de recursos

Consejeros electorales explicaron que para ajustar el financiamiento público a los partidos es necesario modificar el Artículo 41 de la Constitución que establece la fórmula para otorgarles esas prerrogativas.

Entrevistados por separado, los consejeros Marco Antonio Baños y Benito Nacif indicaron, sin embargo, que existen los procedimientos legales para que los partidos renuncien de manera parcial o total al financiamiento público.

Lo anterior, respecto a lo señalado por López Obrador, que renunciará a casi 1,000 millones 600,000 pesos que recibirá Morena, de acuerdo con la fórmula que plantea la Constitución, que en esencia es con base en la votación obtenida en las elecciones.

Nacif indicó que debe revisarse y concretar una reforma al Artículo 41 de la Constitución.

Marco Baños consideró que el propósito de que Morena renuncie a estos recursos de financiamiento es un propósito sano y adecuado y, si lo concretan, el INE brindará el apoyo para que ese dinero se devuelva al erario.