Desde que inició la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, en septiembre del 2018, a la fecha, 60 legisladoras y legisladores, tanto de la Cámara de Diputados como del Senado, se han cambiado del grupo parlamentario con el que iniciaron labores.

De acuerdo con la consultora Integralia, en San Lázaro 51 diputados y diputadas federales se cambiaron de bancada, incluso algunos congresistas en más de una ocasión; mientras que, en la Cámara Alta, nueve senadores y senadoras abandonaron su partido de origen.

En la Cámara Baja, el PRD y Encuentro Social (PES) fueron los partidos que registraron un mayor número de legisladores que abandonaron sus escaños para incorporarse a otras fracciones parlamentarias, con 13 cada uno; mientras que Morena y el PT fueron los que recibieron mayor número de congresistas con 21 y 18, respectivamente.

Cabe destacar que durante el Segundo Receso del Segundo Año Legislativo, la Cámara de Diputados registró el mayor número de transfuguismo, ya que entre PRI y PT se disputaban la presidencia de la Mesa Directiva.

Durante ese periodo, al PT se sumaron 10 legisladoras y legisladores, de los cuales siete fueron de Morena y tres de Encuentro Social; mientras que a las filas del PRI se incorporaron cuatro congresistas del PRD, los cuales regresaron a la bancada del sol azteca después de que la diputada priista Dulce María Sauri Riancho asumió la presidencia de San Lázaro.

Cómo empezaron en 2018

De acuerdo con el informe inicial de la Cámara de Diputados durante la instalación de la Legislatura en curso, Morena contaba con 247 diputadas y diputados; el Partido Acción Nacional (PAN) con 80 integrantes; el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con 47 miembros; y Encuentro Social con 31.

Asimismo, el Partido del Trabajo inició con 29 congresistas; Movimiento Ciudadano (MC) con 28 legisladoras y legisladores; el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con 20 parlamentarios; el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) con 16; y se registraron 2 legisladores independientes.

Cómo están en enero 2021

De acuerdo con el portal de la Cámara de Diputados, hasta el momento Morena cuenta con 252 escaños; PAN con 77; PRI con 48; PT con 46; Movimiento Ciudadano con 27; PES con 24; PRD con 12; PVEM con 11; y tres congresistas independientes.

En el caso del Senado de la República, desde el inicio de la Legislatura hasta la fecha nueve parlamentarios se han cambiado de bancada, de los cuales cuatro abandonaron el PRD, es decir, es la bancada con la mayor pérdida. En contraparte, tres congresistas se sumaron al grupo parlamentario de Morena.

De la y los senadores que abandonaron el PRD, dos congresistas se sumaron al PVEM, uno a Movimiento Ciudadano y uno optó por permanecer sin partido. De los dos legisladores que abandonaron el PRI, uno se unió a Morena y otro a MC, mientras que de Morena una senadora se incorporó al PAN y tanto un integrante del PES y otro de MC cambiaron a la fracción morenista.

En anterior Legislatura, más cambios

Durante el periodo 2015–2018, que comprendió la LXIII Legislatura, se identificaron 57 cambios de partido en San Lázaro, mientras que en el mismo periodo en la Cámara Alta se contabilizaron 31 legisladores que abandonaron su partido de origen para sumarse a otra bancada.

De acuerdo con Mireya Santillán, consultora de Integralia, la principal razón para cambiar de grupo es conseguir ventajas que les permitan continuar con sus carreras políticas y recordó que en el 2017, 11 de 12 senadores que renunciaron al PRD anunciaron que respaldarían el proyecto de Andrés Manuel López Obrador, quien se preparaba para ser candidato a la Presidencia por Morena.

“La migración de legisladores ha sido utilizada por grupos aliados para lograr que un partido obtenga la mayoría absoluta —como lo hizo el PRI en la Cámara de Diputados en la Legislatura anterior, al sumar a diputados del PVEM, y como Morena lo ha hecho en la misma Cámara durante la Legislatura actual mediante el intercambio de legisladores del PT y PES”, expuso.

marisol.velazquez@eleconomista.mx