En Jalisco los asesinatos y los feminicidios presentan una tendencia al alza, mientras que los robos de vehículo particular, negocio, persona, casa habitación, banco, cuentahabiente, motocicleta y vehículo de carga pesada, van a la baja, afirmó Enrique Alfaro Ramírez.

Los robos, sostuvo el mandatario local, son responsabilidad de las autoridades de la entidad, mientras que atender los homicidios es parte de las funciones del gobierno federal. 

Puntualizó que el 80% de los casos de homicidios dolosos, según la evaluación del gobierno de Jalisco, tienen alguna relación con la venta, consumo o tráfico de drogas u otras actividades criminales.

Las víctimas de homicidio doloso por agresión directa pasaron de 2,070 en 2018, precisó, a 2,109 actualmente; es decir, el incremento es de 1.88 por ciento.

“No ha bajado, pero tampoco se ha disparado en medio de un escenario de creciente violencia a nivel nacional. No es un asunto que decimos con alegría, pero esa es la realidad y ahí es donde estamos parados”, indicó.

En feminicidios, el aumento en Jalisco ha sido importante ya que de acuerdo con las cifras presentadas, entre octubre del 2020 y septiembre del 2021 se han presentado 83 víctimas de feminicidio, un alza de 40.68% en comparación con los 59 casos registrados entre octubre del 2019 y septiembre del 2020.

Mientras que si se coteja con el final de la anterior administración (octubre 2017 a septiembre 2018) cuando se contabilizaron 35 víctimas, el alza es de 137.14 por ciento.

Al presentar su tercer informe de gobierno en materia de seguridad, el mandatario estatal dijo que Jalisco está por debajo de la media nacional en incidencia delictiva total.

Actualmente la incidencia delictiva es de 1,129.04 delitos por cada 100,000 habitantes, cifra que coloca a Jalisco en el lugar 17 de 32, por debajo de la media nacional (1,680.69), informó. (Con información de Redacción)

rolando.ramos@eleconomista.mx