A casi un año y medio de la última captura de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, líder del Cártel de Sinaloa, y a un par de meses de la aprehensión de Dámaso López Núñez, el Licenciado segundo al mando de la organización , dos de los principales capos del país y, de acuerdo con las autoridades, dos de los principales factores para la generación de violencia y asesinatos en Sinaloa, la cifras de homicidios dolosos en la entidad han registrado variaciones, la mayoría al alza.

Fue el 8 de enero del 2016 cuando el Chapo fue recapturado, después de que el 11 de julio del 2015 se escapara del penal de máxima seguridad del Altiplano, ubicado en Almoloya, en el Estado de México. Joaquín Guzmán finalmente fue extraditado a Estados Unidos el 19 de enero del 2016.

En enero del año pasado las carpetas de investigación abiertas por asesinatos en Sinaloa y publicadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad se ubicaron en 71.

Un mes después de la captura de Guzmán Loera, en febrero del 2016, las averiguaciones por homicidios dolosos escalaron a 86, un aumento de 21 por ciento.

Para marzo del 2016 se registró un detrimento importante en las carpetas reportadas por la Procuraduría de Sinaloa por este mismo ilícito, al ubicarse en 43, equivalente a 50% menos que el mes anterior.

No obstante, a partir de marzo del 2016, la tendencia en la apertura de investigaciones por asesinatos se mantuvo al alza con respecto a enero del mismo año.

El número máximo de carpetas de investigación en el 2016 se alcanzó en septiembre, con 103 averiguaciones registradas.

En total en Sinaloa, en el 2016, se contabilizaron 961 carpetas de investigación por asesinatos.

Para este 2017, la violencia en el estado parece mantener una carrera al alza como en los años más cruentos de la lucha contra el crimen organizado, en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

El 2010 ha sido el año más violento de la última década en el estado, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo, ya que en los 12 meses de ese año se contabilizaron 2,250 carpetas de investigación por asesinatos; de enero a mayo del 2010 las averiguaciones sumaron 977 casos, a esta cifra sólo se le acerca el número de casos registrados este 2017, ya que en el mismo periodo el número de averiguaciones ascendió a 619, ahora siete años después.

Si se compara, a su vez, este periodo con el mismo del 2016, se puede observar un aumento de los asesinatos de 75.8 por ciento.

El gasto federal

Las aportaciones federales erogadas a través del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal a los municipios de Sinaloa utilizado principalmente para la manutención de las policías municipales , han mantenido un incremento constante en los últimos años, y en los que también se ha registrado un aumento de asesinatos.

En el 2014, los municipios de Sinaloa recibieron de la Federación 1,440 millones; para este 2017, las alcaldías sinaloenses recibirán 1,658 millones de pesos, un incremento en los últimos tres años de 15 por ciento.

En contraparte, los recursos destinados a Sinaloa a través del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, el otro fondo federal para la seguridad en las entidades, muestra un detrimento en los recursos para la entidad desde el 2015, cuando se destinaron 233.2 millones, mientras que para este 2017, los recursos de este fondo para la entidad se ubicaron en 215.5 millones de pesos, es decir, una reducción de 17.7 millones de pesos.

Cifras en Culiacán y Mazatlán

En el 2016, el gobierno federal anunció una estrategia de seguridad centrada en disminuir los asesinatos en los 50 municipios más peligrosos, los cuales concentran casi la mitad de los homicidios; no obstante, hasta el momento dicha estrategia no presenta avances en Culiacán y Mazatlán, incluidos en esa lista, de acuerdo con el número de carpetas de investigación.

El año pasado en Culiacán se registraron 400 homicidios, de los cuales 326 fueron con arma de fuego. A partir de agosto, cuando se anunció la estrategia, los homicidios en el municipio se mantuvieron en los mismos niveles de la primera mitad del año.

En este año, de enero a mayo, en Culiacán se han registrado 270 homicidios, de ellos 225 han sido con arma de fuego; si se compara con el mismo periodo del año pasado, se puede observar un aumento, ya que en el mismo periodo del 2016 se registraron 139 asesinatos.

En Mazatlán, de enero a mayo, las investigaciones por asesinatos sumaron 50; en este 2017 sumaron 101.