El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que las elecciones del pasado 6 de junio, organizadas por el INE y los institutos electorales locales, fueron limpias y no hubo problemas en los cómputos distritales. 

Aseveró que sí reconoce al Instituto Nacional Electoral por la organización de las elecciones, aunque no por su imparcialidad. 

“No hubo problemas en los cómputos, lo cual demuestra que las elecciones fueron limpias, libres, no fueron elecciones de Estado como era la mala costumbre, debemos celebrarlo porque logramos nuestro propósito: el de establecer en México una auténtica, una verdadera democracia”, sostuvo el primer mandatario. 

En su conferencia matutina en Palacio Nacional, López Obrador fue cuestionado acerca del cierre de los cómputos distritales por parte del Instituto Nacional Electoral, y admitió que “los resultados fueron buenos”. Señaló que ahora corresponderá que los partidos presenten sus inconformidades y que las resuelva el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

“Hay inconformidades, pero se van a canalizar a través de la vía legal. Para decirlo con mucha claridad: no hay movimiento de protesta postelectoral como sucedía en otros tiempos, cuando imperaba el fraude electoral. Cuando se imponían elecciones de Estado, esta es una muy buena noticia porque se avanzó para que sean los ciudadanos los que elijan libremente a sus autoridades.

“Y también los resultados fueron buenos, como todavía sigue la manipulación acerca de que los partidos vinculados a nosotros no lograron la mayoría calificada como lo está diciendo un periódico inglés despistado y otros, creo que no está de más volver a puntualizar. Primero, que nunca el movimiento nuestro ha tenido mayoría calificada, dos terceras partes en la Cámara de Diputados ni en la Cámara de Senadores”, dijo.

El presidente López Obrador argumentó en la elección presidencial del 2006 en la que participó su demanda fue el voto por voto y casilla por casilla, por lo que celebró que —sin mencionarlo por su nombre— el INE haya recontado el 60.2% de los votos de la elección para diputados federales.  

“Ahora tengo entendido que se contó la mitad de los votos y no hubo cambios, no hubo diferencias, hubo esta apertura”, sostuvo.

Presupuesto asegurado, asegura

Argumentó que con 281 diputados que ganaron Morena, PT y PVEM se conforma la mayoría simple en la Cámara de Diputados, lo que le garantiza la aprobación que él proponga, a través de la Secretaría de Hacienda, de los próximos tres presupuestos federales.

“Con esa mayoría se garantiza la aprobación del presupuesto que es lo más importante, por eso la oposición no quería que se tuviera mayoría para que no se contara con presupuesto para los programas sociales, para las pensiones, porque para ellos toda la política social es populismo, todo lo que va dirigido a los pobres es paternalismo, ellos querían que el presupuesto se destinara a rescatar sólo a los de arriba y a la corrupción, que continuaran las partidas de moches”, dijo.  

Finalmente, el titular del Ejecutivo federal respaldó el cómputo de votos de las 15 elecciones para Gobernador, de las cuales su partido ganó 11; “sólo cuatro ganaron otros partidos y se confirmó de esa manera porque se contaron los votos”, admitió.

Dijo que se reunirá con los Gobernadores electos una vez que los órganos jurisdiccionales electorales hayan declarado la validez de las elecciones locales. 

jorge.monroy@eleconomista.mx