El primer trimestre del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es el más violento de los últimos cuatro sexenios, al registrarse alrededor de 13,000 homicidios, lo cual refleja una grave crisis de inseguridad que no se resolverá con la creación de la Guardia Nacional, aseguró Fernando Macías.

El secretario de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados expuso que hasta ahora no es clara la estrategia del gobierno federal para contener los delitos y devolver la paz a los mexicanos.

Lamentó que la única acción clara sea crear una Guardia Nacional, pues consideró que ésta no bastará para pacificar al país en poco tiempo, porque no gozará del número suficiente de elementos altamente capacitados. Asimismo, criticó que se esté descuidando la formación y fortalecimiento de las policías estatales y municipales.

Hay mucha gravedad desde nuestro diagnóstico de lo que está pasando en materia de seguridad. No va a alcanzar la Guardia Nacional para atender el problema de inseguridad y aparte se está debilitando la política de fortalecimiento a policías locales donde hubo reducciones de 20 a 30% y donde lo más importante, que es la prevención del delito que compete a las policías municipales y locales, que pues están siendo disminuidas.

Expuso que a diferencia del gobierno del panista Felipe Calderón, donde el uso de los militares en tareas de seguridad pública se realizaba como un elemento subsidiario a la estrategia general, en esta administración pretenden resolver el problema de inseguridad exclusivamente con la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles.

Hagamos obligatorios los controles de confianza

El legislador del PAN consideró necesario que en las leyes secundarias se establezcan con claridad criterios de capacitación y formación de quienes estarán en la nueva corporación.

Necesitamos que se les dote de herramientas y certificación como policía preventivo, policía de proximidad, policía investigador, para que estos nuevos elementos de Guardia Nacional conjunten lo mejor de la policía militar con lo mejor de la capacitación de policía civil, es así como creemos que puede transitar en un grupo de élite que esté bien capacitado. Eso es lo que tenemos que garantizar que suceda a las leyes secundarias y ése va a ser el espíritu que vamos a empujar.

Agregó que debe incluirse como requisito para formar parte de ese nuevo policíaco aprobar los controles de confianza, así como conducirse en sus funciones con apego a los derechos humanos.

Debemos establecer controles de confianza, los más estrictos y rigurosos para quienes vayan a integrar Guardia Nacional y la certificación en términos de la Ley Sistema Nacional de Seguridad Pública.

¿Qué implica esto? Que cualquier miembro de la Guardia Nacional sea proveniente de Fuerzas Armadas o no, esté certificado en policía de proximidad preventivo, policía de investigación e implica que los elementos tengan estudios a nivel superior; eso es lo que vamos a estar vigilando.

Por otra parte, el legislador señaló que el Congreso aprobó que el Mando de la Guardia Nacional recayera en un civil, y así debería respetarse, pues de lo contrario, el presidente y su grupo legislativo habrían mentido a la oposición, a las organizaciones de la sociedad civil y a la ciudadanía.

Indicó que quienes fueron nombrados la semana pasada, deberán pedir licencia a sus cargos, pues de ninguna manera pueden estar bajo órdenes militares.

“Para que un militar en activo asuma el mando de la Guardia Nacional debe tomar licencia. Cualquier miembro de Fuerzas Armadas que pretenda estar en Guardia Nacional, ya sea como mando o incluso como elemento raso, todos tienen que dejar Fuerzas Armadas para formar parte de la nueva corporación, que debe depender de la Secretaría de Seguridad Ciudadana”.

[email protected]