El Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 9 de Ciudad Juárez, Chihuahua, penal a donde este fin de semana fue trasladado Joaquín Guzmán Loera, obtuvo la evaluación más baja en el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con el documento, esta cárcel tuvo una calificación de 6.63 sobre 10, teniendo entre sus principales problemáticas la sobrepoblación, hacinamiento y deficiencias en el servicio para mantener la salud de los internos.

La CNDH apuntó que en el rubro de condiciones de gobernabilidad, el Cefereso Número 9 tiene deficiencias en el proceso para la imposición de las sanciones disciplinarias.

Del mismo modo, en las actividades laborales, de capacitación y deportivas e insuficiencia en los programas para la prevención de adicciones.

Del traslado de Guzmán Loera, Ángel Avila, presidente del Consejo Nacional del PRD, espera que este movimiento se deba a un tema de seguridad, pues anteriormente ya se ha fugado en dos ocasiones, principalmente por la corrupción .

Por su lado, Fernando Rodríguez Doval, secretario de Comunicación del PAN, exhortó al gobierno federal a que mantenga la máxima seguridad sobre el Chapo para evitar una nueva fuga.