Santiago Nieto Castillo, extitular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), aseguró que fue removido de su cargo en octubre pasado para frenar las investigaciones sobre presuntos sobornos que la constructora brasileña Odebrecht realizó a la petrolera estatal mexicana, Pemex.

Entrevistado por el diario The Wall Street Journal, Nieto dijo que era visto como “un fiscal irritante” y que el gobierno mexicano “me quería fuera [de la investigación]". Denunció ante el diario estadounidense varios intentos por intimidarlo y hasta amenazas de muerte. Santiago Nieto fue destituido de la Fepade en octubre pasado, luego de que revelara en una entrevista al diario Reforma detalles sobre la investigación en curso y por supuestas faltas al código de conducta de la Procuraduría General de la República (PGR), en apego a los artículos 30 de la Ley Orgánica de la PGR y 137 de su Reglamento.

Poco tiempo después de haber dejado su cargo —contó Nieto al diario estadounidense en la entrevista publicada este miércoles— fue citado en un hotel por un alto funcionario de la Secretaría de Gobernación, donde le ofrecieron un soborno con la finalidad de tratar de comprar su silencio. “Ellos buscaron sobornarme para mantenerme en silencio”, dijo Nieto. “A lo que yo contesté: ‘Lo siento, pero no puedo recibir dinero de Peña Nieto’”.

El extitular de la Fepade aseguró que las intimidaciones no se detuvieron ahí. Posteriormente, su esposa recibió fotografías de Nieto con otra mujer, además de mensajes con coqueteos a otras mujeres. Luego siguió una serie de amenazas de muerte que recibió de cuentas anónimas, incluido uno con el alias: “La muerte te sigue”.

Además, Nieto le confirmó al Wall Street Journal que ha reportado ante el Procurador General las amenazas recibidas en su contra, pues teme por su vida y la de su familia. 

La Fepade comenzó a investigar el esquema de desvíos de la constructora, gracias a las delaciones premiadas que ofrecieron ejecutivos de Odebrecht a la justicia brasileña, que realizaron por unos 10 millones de dólares al extitular de Pemex Emilio Lozoya, cuando era asesor del presidente Enrique Peña Nieto.

Nieto aseguró que Lozoya lo había presionado para que el fiscal lo declarara inocente de los cargos que se le imputan, por supuestos desvíos que realizó Odebrecht al Partido Revolucionario Institucional del cual formaba parte en ese momento, y le exigió una disculpa pública. 

El caso de sobornos de Odebrecht ha llevado a acusaciones penales contra expresidentes en Brasil y Perú. Hasta el momento, México no ha presentado ningún cargo contra algún funcionario por este esquema de corrupción.

abr