Durante el 2017 se registraron 1,647 incidentes de violencia en cárceles del país, dio a conocer la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria.

De acuerdo con cifras proporcionadas por autoridades federales y estatales, 1,159 de estos hechos ocurrieron en Centros de Readaptación Social (Ceresos) y 488 en Centros Federales de Readaptación Social (Ceferesos).

En el primer rubro, las riñas ocupan el primer lugar de incidencia con 561 casos, seguido de los abusos con 400, hubo 107 homicidios, 44 “desórdenes”, 36 suicidios y 11 motines.

A nivel federal se reportaron 482 riñas al interior de los penales, cuatro desórdenes, un homicidio y un suicidio.

Destacó que las quejas que se presentaron ante las autoridades de los centros penitenciarios a nivel estatal fueron 1,396, y en el terreno federal 716 recursos, mismas que en conjunto con los hechos violentos registrados representan 68% (2,555) de los expedientes para el rubro local y 32% (1,204) para el federal.

por entidad

La CNDH detalló, con relación a las riñas, que los estados con mayor incidencia fueron Sonora con 106 casos, Chihuahua con 103, Michoacán con 75 y Baja California Sur con 33, siendo los dormitorios el lugar donde ocurrieron con mayor frecuencia los altercados.

“La principal causa que se reporta en riñas es por diferencias personales, agresión, motivos patrimoniales, estrés, extorsión, desigualdad de condiciones, violación o abuso sexual y bajo el efecto de estupefacientes”, refirió el diagnóstico.

Guerrero, el Estado de México y Tamaulipas son los estados con mayor incidencia de homicidios con 28 y 26 casos para las dos últimas entidades; mientras que en la Ciudad de México y Quintana Roo se reportaron cinco, y cuatro en Hidalgo.

Los motines ocurrieron en Nuevo León con tres casos y en Baja California Sur, Guerrero, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas y Zacatecas ocurrió uno por entidad, motivados principalmente por riñas, sanciones, reubicación y traslado, por querer tomar el mando del penal, maltrato a la visita y por revisión con aparatos de rayos X.

En el ámbito federal, de las 482 riñas registradas, 118 ocurrieron en el Cefereso 5 en Veracruz; 102 en el 11 en Sonora; 75 en el 13 de Oaxaca; 68 en el 15 de Chiapas y ocho en el 8 de Sinaloa, principalmente por diferencias personales, extorsión y motivos patrimoniales.

La CNDH dio cuenta de que las comisiones de Derechos Humanos en los estados recibieron el año pasado 6,784 quejas relacionadas con el sistema penitenciario.

Detalló que la Ciudad de México fue la entidad con mayor número de quejas con 3,026; seguida de Baja California con 1,092; el Estado de México con 835; y Nuevo León con 223.

Precisó que los derechos que más se vulneraron fueron a la integridad personal, a la legalidad y seguridad jurídica, a la protección a la salud, a recibir trato humano y digno, a la reinserción social, al acceso a la justicia y al derecho de los grupos en situación de vulnerabilidad.

Los principales señalados en las quejas son las autoridades penitenciarias en las entidades, el servicio médico, autoridades jurisdiccionales y defensores de oficio, personal de seguridad y custodia, policía y las Procuradurías estatales.