Los dirigentes del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) acudieron a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para presentar pruebas que sostengan sus alegatos en el caso de Coahuila. Ambos, con dichos encontrados, se dijeron confiados en que las resoluciones de esta instancia les favorecerán.

Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del PRI, declaró que el argumento que llevó ante Janine Otalora, presidenta magistrada del TEPJF, y cinco magistrados más, tiene que ver con que el Reglamento de Fiscalización que aplicó el Instituto Nacional Electoral (INE) en este proceso carece de vigencia.

Como ya lo había dicho semanas atrás, detalló el priista que la norma aplicada a la cuentas en Coahuila resulta de modificaciones que no se publicaron en el Diario Oficial de la Federación ni fueron actualizadas en la página del INE, por lo que reglamentación no es válida.

Minutos después Ricardo Anaya, también a las afueras del TEPJF, calificó de absurdo el argumento del presidente del tricolor y dijo que el reglamento está acreditado por las mismas resoluciones de la Sala Superior del TEPJF y la jurisprudencia, por lo que es válido y vigente.

Ante el pleno del TEPJF, según relató Anaya, el PAN presentó las pruebas que acreditan un rebase de topes de campaña por parte del ahora virtual ganador, Miguel Riquelme.

La resolución de esta entidad en el tribunal está en lista de espera, primero se resolverán los recursos en el Estado de México, afirmó a los priistas Janine Otalora, pues la toma de protesta del gobernador en ese estado ya está más próxima -en la madrugada del 15 al 16 de septiembre-, y posteriormente los magistrados se ocuparán de Coahuila, donde el nuevo gobernador asume el cargo el 1 de diciembre.

dora.villanueva@eleconomista.mx